Hellblazer + Warren Ellis = gatillazo

Hace un par de meses se publicó la breve etapa de Warren Ellis en Hellblazer. Ellis estaba llamado a ser el cuarto guionista de la colección después de Jamie Delano, Garth Ennis y Paul Jenkins, justo cuando estaba en la cresta de la ola; estas historias coincidieron en el tiempo con el lanzamiento de Planetary y The Authority, dos series con las que se ganó la posición de guionista mainstream del momento, el hombre del que todo el mundo hablaba, al que todo el mundo leía, el que marcaba el estilo… Sin embargo el típico encontronazo con el editor hipersensible de turno que pretendía censurar un argumento sobre una matanza en una escuela frustró su proyecto.

El tomo recoge los diez números realizados por Ellis. Los seis primeros son una historia unitaria de presentación de lo que sería su etapa; una mezcla entre magia callejera, reubicación de John Constantine como personaje ligado a Londres y resituación de su universo personal. Un back to the basics en toda regla. Centrado en el salvaje asesinato de una antigua novia de Constantine y la búsqueda del asesino, tiene sus momentos y como presentación de lo que podría haber hecho Ellis no está del todo mal pero naufraga porque sus más de cien páginas se podrían haber contado, tranquilamente, en cuarenta. El más claro ejemplo de decompressive storytelling en un tebeo de Hellblazer; una historia que se desinfla al estirar su tenue excusa argumental hasta lo indecible. Por si esto fuera poco el ilustrador elegido para plasmar la narración de Ellis es John Higgins, un colorista mayúsculo que naufraga vilmente no ya como narrador sino como dibujante, dándole un nuevo significado a términos como feísta o desgarbado.

A continuación vienen un puñado de historietas sin demasiada chicha con artistas más capaces (Frank Teran, Tim Bradstreet, Javier Pulido); argumentos leídos mil y una veces sobre casas encantadas, mitos cristianos o fantasmas que desean expiar sus pecados. Sin embargo Ellis casi se redime (sólo casi) con su canto del cisne, la primera ilustrada por Marcelo Frusin (si no me equivoco es el dibujante que más historietas de Constantine ha hecho), una barrabasada sin pies ni cabeza sobre la familia real británica y la muerte de Lady Di, plenamente consciente de su condición de barrabasada, que se ríe con saña tanto de las historias esotéricas y conspiranoicas como de lo que han hecho la mayoría de guionistas que han escrito para el personaje. Escritores que se han dedicado a coger un poco de magia y cuatro chorradas nocturnas para construir argumentos endebles e inocuos, perdiendo por el camino la dimensión social, la emoción, el talento para el terror… que tenían las mejores historias de Constantine. Que Ellis no fuese capaz de enfocarlo de nuevo no es óbice para reconocer lo acertado de su aldabonazo.

Esta entrada fue publicada en Cómic e Ilustración y etiquetada , , , , , . Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a Hellblazer + Warren Ellis = gatillazo

  1. Risingson dijo:

    Bueno, Ellis, regular, lo que se dice regular, al menos en su calidad, nunca ha sido ¿no?

  2. Nacho dijo:

    No. Y la pena es que tampoco lo fue cuando más lo parecía…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *