El Azogue, de China Miéville

Acabo de recibir el avance de novedades de la editorial Interzona para el mes de Julio y confirman la publicación de El Azogue, de China Miéville. Como comentaba en la anterior entrada sobre literatura fantástica anglosajona vía Argentina, es la traducción de la novela corta «The Tain» que ganó el premio Locus del año 2003. 108 páginas. El precio en euros habrá que esperar a verlo en cyberdark.

El texto de contraportada

El Támesis ya no refleja nada y Londres agoniza en las secuelas de una invasión. Quienes no han muerto o desaparecido resisten como pueden, solos, en pandillas o integrados a las erráticas tropas que todavía buscan un significado para una guerra que parece perdida. La humanidad se disgrega, despavorida. Hasta hace poco, unos seres –los imagos–, prisioneros olvidados del hombre, habitaban el otro lado de los espejos condenados a la imitación; ahora gobiernan el cielo, anidan en estaciones de subterráneo y combaten en las calles bajo formas vacilantes. Neutral pero no indiferente, Sholl, el protagonista, ha estudiado a ambos bandos y cree tener un plan para poner fin a la guerra.Con una sorprendente economía narrativa y un estilo intenso y vertiginoso, Miéville se sirve de distintos géneros –terror, fantasía, novela postapocalíptica– y de una página de Borges para escribir una acuciante fábula sobre el poder, la sujeción y los modos de resistencia en tiempos de incertidumbre. Inédito hasta ahora en América latina, El azogue demuestra por qué China Miéville se ha convertido en uno de los principales renovadores de la literatura fantástica contemporánea.

Incluyen un par de citas a lo No coma hoy. Compre este libro y aguante el hambre hasta mañana

“Miéville ocupa la primera línea de aquellos escritores que usan las armas y herramientas del fantástico para definir y crear la ficción del próximo siglo.”
Neil Gaiman

“Enérgico, rufianesco, de inventiva constante, China Miéville continúa con su plan de reconstruir el género fantástico desde el subsuelo.”
M. John Harrison

Esta entrada fue publicada en En capilla y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.