The Office (BBC)

En este continuo descubrimiento que es el mundo de las series de televisión, mi segunda mitad de 2008 ha estado dedicado sobre todo al «sondeo» de comedias. Hace poco hablaba aquí sobre Weeds, pero semana a semana he ido dando cuenta de otras series (la más destacable, Arrested Development) hasta llegar a un frenético fin de año en el que he estado «solazándome» con la última temporada de la genial I.T. Crowd o las primeras de The Big Bang Theory y la versión americana de The Office. Y después de esperar bastante, por fin pude ver los dos episodios finales de la versión inglesa de esta última, recogidas en la edición en DVD especial que me regalé por Navidad y que (afortunadamente) venía con subtítulos.

La edición inglesa de The Office (la americana tiene un curso similar) toma la forma de un falso documental en el que, cámara en mano, se capta el día a día de una sucursal de una empresa papelera, Wernham Hogg, dirigida por un hipócrita misántropo llamado David Brent. La historia se despliega mediante una selección de las reuniones, encuentros, diálogos, trastadas… que capta la cámara que se mueve por la oficina y las pausas que suponen las entrevistas que los redactores del documental mantienen con los trabajadores. Un grupo con el que, en su mayoría, cuesta empatizar y/o simpatizar debido a su elevado patetismo. Unos por la inmensa tristeza que transmiten: han dejado de lado sus sueños para convertirse en engranajes de una maquinaria que se ven incapaces de abandonar. Otros porque son exhacerbadamente grotescos.

El súmmum de estos últimos es David Brent, interpretado histriónicamente por uno de los creadores de la serie, el gran cómico Ricky Gervais, un director que nadie sabe cómo ha llegado hasta donde ha llegado, narcisista, engreído, machista, metepatas… Un exceso continuo que unido a su protagonismo total, los terrenos incómodos entre los que se mueve la sátira y una estructura atípica que, incluso, sacrifica las habituales risas enlatadas, convierten The Office en una narración poco «amable». Aunque en ese alejamiento del «mainstream» radica la gracia de la serie. En su gusto por lo extravagante; en su gris y, por momentos, melancólica deformación de la realidad; en su mordaz crítica de la alienación; en su pasión por el contratiempo y el anticlímax; en esas lapidarias confesiones a la cámara que desnundan no sólo a los personajes sino las actitudes que representan; en una economía de medios que redunda en una mayor credibilidad… Y, por qué no, en ese saber cortar a tiempo tan extraño en la televisión actual y que ha encontrado su particular Numancia en el Reino Unido. Porque son 14 episodios, agrupados en dos temporadas de seis más un especial navideño de dos episodios, que ahí quedaron…

Una comedia amarga, excepcional en todos los sentidos.

Aquí algunas imágenes de las que se pueden encontrar youtubeando. Para empezar, el comienzo del primer episodio, todo un propósito de intenciones…

En otro momento del primer episodio, David Brent explica a sus trabajadores que nadie será despedido en una reducción de plantilla que va a afrontar su empresa

En otro orden de cosas, aquí está el ínclito en una campaña de Microsoft para «formar» a sus ejecutivos (Gervais aparece entrevistado por Stephen Merchant, el otro 50% de The Office; el resto de los vídeos están enlazados a la derecha)

Por último, el vídeo que todos estábamos esperando… cantando «If You Don’t Know Me By Now», su primer y último single. Cortesía de Juxtaposition Records

Esta entrada fue publicada en Cine y TV y etiquetada , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

8 respuestas a The Office (BBC)

  1. Álex Vidal dijo:

    ¡Buf! Una comedia de risas amargas. Divierte y entristece a partes iguales. Una auténtica joyita… y un sumidero de envidias para los que nos gusta crear narraciones, porque en la comparación salimos perdiendo 😀

  2. fonz dijo:

    Es una gran serie, los últimos episodios son tremendos de buenos y emotivos. A mí me parece superior a Extras, que desbarra un poquitín en ese explorar los abismos de la vergüenza ajena.

    A mí la comedia televisiva británica me parece insuperable. Y lleva unos años excepcionales: Spaced, Black Books, IT Crowd, éstas de Gervais-Merchant… Y salen tiradas de precio en el amazon británico; todo Spaced completo más todo Black Books completo, veinte libras.

  3. Nacho dijo:

    «Black Books» en camino hacia Boo de Guarnizo. Esperaré a ver qué tal me arreglo con esos subtítulos para sordos que vienen en la edición inglesa para dar cuenta de «Spaced» XD Si al final entre Nacho y tú lo habéis conseguido. El siguiente paso será ponerme a leer en inglés 😉

  4. fonz dijo:

    Mmm, yo te hubiera recomendado primero Spaced y luego Black Books, pero por ese precio…, espero de verdad que te gusten. Respecto al inglés, es la mejor -o peor, según del lado del bolsillo que se mire- inversión cultural que puedes hacer. Joer, acabo de ver Fawlty Towers por otras diez libras, es un no parar de comprar…

  5. Chuso dijo:

    ¿Qué hay de la versión americana? Yo estoy viendo la de la BBC y es brutal. Ese David Brent es increible.

  6. Nacho dijo:

    Sólo he visto la primera temporada, también de seis episodios. Al principio es un «calco» del argumento británico, sólo que con un David Brent más «contenido». Al final comienza la variación y por lo que veo la segunda ya trabaja en su propio terreno, porque son 22 episodios. Lo que no me acaba de convencer es parte del casting. Por ejemplo Martin Freeman, que hace de Tim en la serie británica, tiene un punto vulnerable que hace que sea muy fácil creerse todo lo que le ocurre. Sin embargo su «doble» en la serie americana, Jim, carece de él. Es un tipo alto, casi atlético, muy bien parecido… cuesta más verlo en las situaciones de Tim. Pero también me ha gustado. Veremos qué tal la segunda, cuando termine con lo que tengo ahora entre manos («In Treatment», la segunda de «The Big Bang Theory» y la tercera de «Dexter»)

  7. Pingback: Trabajo basura, la rutina convertida en infierno - BuscarEmpleo.es

  8. Pingback: Raylan, de Elmore Leonard, y Justified | C

Los comentarios están cerrados.