El Prestigio

Aprovechando que ya está en internet el primer trailer de El Prestigio, la adaptación que los hermanos Nolan han realizado de la novela de Christopher Priest, recupero la reseña que escribí al poco de ser publicada en España por Minotauro, allá en el 2002. Hay polémica a la hora de considerar cuál es la mejor novela de Priest. Mucha gente se decanta por La Afirmación o, incluso, por El Glamour. Personalmente me quedo con ésta.

El arte de contar historias tiene mucho que ver con la magia y la prestidigitación; se realizan toda una serie de maniobras encaminadas a convencernos de que algo que en principio se reconoce como no cierto ha ocurrido delante de nuestros ojos, dependiendo nuestro grado de satisfacción únicamente de la habilidad del “mago” y de los movimientos que haya hecho para conseguirlo. En esta novela, Christopher Priest conjuga ambos roles y realiza un excepcional número de ilusionismo literario en consonancia con la historia que ha decidido contarnos. Nos sumerge en el apasionante mundo de la magia de finales del siglo XIX, cuando la palabra Mago estaba envuelta en un halo de reverencia que hoy en día ha perdido.

El Prestigio cuenta la rivalidad entre dos Ilusionistas de indudable valía, Alfred Borden y Rupert Angier, enzarzados en una cruenta batalla por un motivo en principio desconocido. Para desvelar el misterio detrás del desencuentro, Priest utiliza la narrativa en primera persona haciendo que sean ellos, Borden primero y Angier después, los que nos cuenten sus vidas desde su punto de vista, abriendo la posibilidad de que puedan revelarnos medias verdades que el lector debe juzgar a posteriori con el fin de descubrir lo cierto o falso que hay en ellas.

Sin embargo Priest no está interesado únicamente en construir una novela de misterio entorno a este asunto, sino que introduce el mundo del ilusionismo por el que siente auténtica fascinación. Así, utiliza el diario de Borden como una especie de guía en la que desvela diferentes aspectos de dicha profesión, como el necesario ritual que sigue el Mago previamente a la realización del truco o la clasificación de estos en diferentes categorías según los efectos que produzcan. Y lo hace con una delicadeza sublime, sin desvelar ni un sólo truco, evitando que el lector pueda sentirse decepcionado ante la simpleza que sin duda se esconde detrás de muchos de ellos.

Pero he mentido. El autor sí que revela el funcionamiento de un truco: el nuevo hombre transportado, inventado especialmente para la ocasión. Éste es, sin duda alguna, el corazón de la historia y gran parte de El Prestigio está encaminado a revelar el secreto detrás de su realización. De hecho el truco sirve para confrontar las dos formas de entender la Magia que representan Borden y Angier: una más fiel a los principios clásicos, donde la vida entera del Mago está orientada a la realización de las actuaciones, y otra más tecnológica, más cercana al mundo y sociedad actual.

Priest alcanza aquí su cota más alta como narrador y confirma el camino que venía trazando desde finales de los años 70. Si en El Glamour, El mundo invertido o, mucho más claramente, en La máquina espacial ya dejaba entrever su pasión por H. G. Wells, en El Prestigio se reafirma como su legítimo heredero, tejiendo un romance científico de los que hacen época y que rompe por completo las etiquetas genéricas para aunar en la narración todo lo que se puede esperar de un libro de temática fantástica. Asimismo, aporta una habilidad deslumbrante para jugar con lo que presume conocer el lector y lo que realmente conoce. Porque, a imagen y semejanza de los grandes ilusionistas, sabe distraer la atención del espectador llevándola allí donde desea mientras realiza su número. Y de ahí hace brotar algo a priori imposible de conseguir en una obra que puede tildarse de época: verdadero sentido de la maravilla.

Sobre la edición que nos presenta Minotauro hay que decir que esta vez el resultado es más que mediocre y se encuentra muy lejos de lo que uno puede esperar de un sello de tanto renombre como el suyo, especialmente en lo que a la corrección de la traducción se refiere, aunque también hay algunos errores tipográficos de bulto bastante enervantes. Esto fastidia especialmente ya que estamos ante la que es, seguramente, la novela del año.

Esta entrada fue publicada en Libros sabrosos, Reseñas y etiquetada , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

4 respuestas a El Prestigio

  1. cloudXXI dijo:

    Ayyyy, ese trailer, ¡vaya manera de poner los dientes largos!

    ¡Que ganas tengo de releerla!

    Y sí, yo prefiero La afirmación, aunque tal vez sea por la temática. Me encantan los libros que exploran al ser humano, y La afirmación, junto con Matadero 5 me parecen los mejores libros que exploran que “es” realmente un ser humano.

    Por cierto, eso de ” A friendship that became a rivalry” no acaba de convercerme, me parece un topicazo. El resto me parece muy, pero que muy prometedor.

  2. helaci dijo:

    Menudo pedazo de libro 🙂 Yo no sabría decir si me gustó más La afirmación o El prestigio.

    Sobre el trailer… pues la verdad, no sé que pensar. No obstante, hasta la fecha todo lo de Nolan me ha gustado, así que seguiré confiando en él.

  3. Jean Mallart dijo:

    Mi favorito de Priest con diferencia. Si no recuerdo mal, lo leí gracias a ti, ¿no, Nacho?

    Por cierto, troncos: La afirmación me pareció un paquete de mucho cuidado. :-)) Si no lo digo, reviento. 😀

    [OT: Nacho, mira que llamarme Albertooo…]

  4. fonz dijo:

    Yo también me aburrí muchísimo con “La afirmación”, que manera de marear la perdiz…

    Mi favorito de Priest (aunque tampoco he leído tantos), es “El glamour”, me encantó la historia de amor, la vida invisible y el giro final. Sin embargo reconozco que “El prestigio” es su novela más redonda y accesible. Y me lo pasé pipa leyéndola. El trailer tiene buena pinta, a ver…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *