A partir de hoy, Red y Libertad

Consideramos imprescindible la retirada de la disposición final primera de la Ley de Economía Sostenible por los siguientes motivos:

  1. Viola los derechos constitucionales en los que se ha de basar un estado democrático en especial la presunción de inocencia, libertad de expresión, privacidad, inviolabilidad domiciliaria, tutela judicial efectiva, libertad de mercado, protección de consumidoras y consumidores, entre otros.
  2. Genera para la Internet un estado de excepción en el cual la ciudadanía será tratada mediante procedimientos administrativos sumarísimos reservados por la Audiencia Nacional a narcotraficantes y terroristas.
  3. Establece un procedimiento punitivo «a la carta» para casos en los que los tribunales ya han manifestado que no constituían delito, implicando incluso la necesidad de modificar al menos 4 leyes, una de ellas orgánica. Esto conlleva un cambio radical en el sistema jurídico y una fuente de inseguridad para el sector de las TIC (Tecnología de la Información y la Comunicación). Recordamos, en este sentido, que el intercambio de conocimiento y cultura en la red es un motor económico importante para salir de la crisis como se ha demostrado ampliamente.
  4. Los mecanismos preventivos urgentes de los que dispone la ley y la judicatura son para proteger a toda ciudadanía frente a riesgos tan graves como los que afectan a la salud pública. El gobierno pretende utilizar estos mismos mecanismos de protección global para beneficiar intereses particulares frente a la ciudadanía. Además la normativa introducirá el concepto de «lucro indirecto», es decir: a mí me pueden cerrar el blog porque «promocionó» a uno que «promociona» a otro que vincula a un tercero que hace negocios presuntamente ilícitos.
  5. Recordamos que la propiedad intelectual no es un derecho fundamental contrariamente a las declaraciones del Ministro de Justicia, Francisco Caamaño. Lo que es un derecho fundamental es el derecho a la producción literaria y artística.
  6. De acuerdo con las declaraciones de la Ministra de Cultura, esta disposición se utilizará exclusivamente para cerrar 200 webs que presuntamente están atentando contra los derechos de autor. Entendemos que si éste es el objetivo de la disposición, no es necesaria, ya que con la legislación actual existen procedimientos que permiten actuar contra webs, incluso con medidas cautelares, cuando presuntamente se esté incumpliendo la legalidad. Por lo que no queda sino recelar de las verdaderas intenciones que la motivan ya que lo único que añade a la legislación actual es el hecho de dejar la ciudadanía en una situación de grave indefensión jurídica en el entorno digital.
  7. Finalmente consideramos que la propuesta del gobierno no sólo es un despilfarro de recursos sino que será absolutamente ineficaz en sus presuntos propósitos y deja patente la absoluta incapacidad por parte del ejecutivo de entender los tiempos y motores de la Era Digital.

La disposición es una concesión más a la vieja industria del entretenimiento en detrimento de los derechos fundamentales de la ciudadanía en la era digital.

La ciudadanía no puede permitir de ninguna manera que sigan los intentos de vulnerar derechos fundamentales de las personas, sin la debida tutela judicial efectiva, para proteger derechos de menor rango como la propiedad intelectual. Dicha circunstancia ya fue aclarada con el dictado de inconstitucionalidad de la ley Corcuera (o «ley de la patada en la puerta»). El Manifiesto en defensa de los derechos fundamentales en Internet, respaldado por más de 200.000 personas, ya avanzó la reacción y demandas de la ciudadanía antes la perspectiva inaceptable del gobierno.

Para impulsar un definitivo cambio de rumbo y coordinar una respuesta conjunta, el 9 de enero se ha constituido la Red SOStenible, una plataforma representativa de todos los sectores sociedad civil afectados. El objetivo es iniciar una ofensiva para garantizar una regulación del entorno digital que permita expresar todo el potencial de la Red y de la creación cultural respetando las libertades fundamentales.

En este sentido, reconocemos como referencia para el desarrollo de la era digital, la Carta para la innovación, la creatividad y el acceso al conocimiento, un documento de síntesis elaborado por más de cien expertos de 20 países que recoge los principios legales fundamentales que deben inspirar este nuevo horizonte.

En particular, consideramos que en estos momentos es especialmente urgentes la implementación por parte de gobiernos e instituciones competentes, de los siguientes aspectos recogidos en la Carta:

  1. Los artistas como todos los trabajadores tienen que poder vivir de su trabajo (referencia punto 2 «Demandas legales», párrafo B. «Estímulo de la creatividad y la innovación», de la Carta);
  2. La sociedad necesita para su desarrollo de una red abierta y libre (referencia punto 2 «Demandas legales», párrafo D, «Acceso a las infraestructuras tecnológicas», de la Carta);
  3. El derecho a cita y el derecho a compartir tienen que ser potenciado y no limitado como fundamento de toda posibilidad de información y constitutivo de todo conocimiento (referencia punto 2 «Demandas legales», párrafo A, «Derechos en un contexto digital», de la Carta);
  4. La ciudadanía debe poder disfrutar libremente de los derechos exclusivos de los bienes públicos que se pagan con su dinero, con el dinero publico (referencia punto 2 «Demandas legales», párrafo C, «Conocimiento común y dominio público», de la Carta);
  5. Consideramos necesaria una reforma en profundidad del sistema de las entidades de gestión y la abolición del canon digital (referencia punto 2 «Demandas legales«, párrafo B, «Estímulo de la creatividad y la innovación», de la Carta).

Por todo ello hoy se inicia la campaña Internet no será otra tele y se llevarán a cabo diversas acciones ciudadanas durante todo el periodo de la presidencia española de la UE.

Consideramos particularmente importantes en el calendario de la presidencia de turno española el II Congreso de Economía de la Cultura (29 y 30 de marzo en Barcelona), Reunión Informal de ministros de Cultura (30 y 31 de marzo en Barcelona) y la reunión de ministros de Telecomunicaciones (18 a 20 de abril en Granada).

La Red tiene previsto reunirse con representantes nacionales e internacionales de partidos políticos, representantes de la cultura y delegaciones diplomáticas.

Firmado: Red SOStenible. La Red SOStenible somos todos. Si quieres adherirte a este texto, cópialo, bloguéalo, difúndelo.

Vía ¿Alechia? y otros miles de sitios.

Reconozco que me siento incómodo con el temade  las descargas de contenidos porque no tengo nada clara mi postura. Entiendo el cabreo de la gente que escribe canciones o libros, hace películas… y ve cómo su trabajo se puede obtener gratis sin recibir un duro por ello. Pero también me jode que se mantenga un modelo de negocio caduco en el que el creador apenas percibe un mísero porcentaje mientras que los intermediarios se quedan con el grueso del pastel. Tanto como que el gobierno corra en ayuda de un sector que no está en crisis mientras deja otros que sí lo están desvalidos. Caso de los agricultores, los ganaderos, los autónomos… o, por ejemplo, muchos okupados que ven como pierden sus propiedades sin que nadie mueva un dedo para que puedan recuperarlas. Y que, además, ponga en riesgo algo tan preciado como la libertad de expresión.

También me fastidia que, como escribió Julián Díez hace unas semanas en La nueva cultura, dado el estado de España en incontables temas, la peña sólo se soliviante cuando le “tocan” las descargas de internet y no mueva ni un dedo estando como están la educación, la sanidad, muchos transportes públicos, el empleo… O que seamos los primeros a apuntarnos a un grupo facebook, soltar tres exabruptos y medio con los colegas poniendo a caer de una burra al señor/lobby/organización/grupo terrorista/… X y nos quedemos en casita cuando podemos salir a la calle a manifestarlo para hacer presión donde duele. En esto es sintomático lo que me ocurrió hace unas semanas en una concentración contra los planes del Gobierno de Cantabria para implantar un nuevo plan eólico, donde apenas éramos 300 personas (menos mal que no vinieron los persas), cuando (por ejemplo) en facebook hay un grupo que roza en estos momentos las 5000 personas. Algo que no me sorprende pero que ratifica el nivel de complacencia en que nos hayamos sumidos.

No obstante, entiendo que mientras la tarifa eléctrica asciende sin freno, el metrobus en Madrid sube más de un 20% (vamos, lo mismo que la inflacción), las compañías de telecomunicaciones nos tratan como meras vacas a las que hay que ordeñar, nos crujen a tasas, revisiones estúpidas (la del gas es tela marinera)… sin que podamos hacer nada, por aquí es por el único punto por el que la gente “siente” que puede protestar. Pagamos un internet caro así que saquémosle partido, aunque sólo sea para conseguir soma.

Y esta forma de legislar apesta.

Así no se hacen las cosas.

He aquí mi respuesta.

Esta entrada fue publicada en Cosas de la red y etiquetada , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

9 respuestas a A partir de hoy, Red y Libertad

  1. Foe Hammer dijo:

    Es un tema complicado, sobre todo poniéndolo en el contexto de la situación actual. Yo opté por dejar fuera del análisis el resto de problemas que tiene España porque me parece demagógico devaluar esta protesta porque hay cosas más importantes que las descargas. Evidentemente que hay muchas cosas más importantes, pero eso no hace que no debamos protestar porque se ignoren los mecanismos de un estado de derecho para beneficiar a unos pocos, si acaso deberíamos protestar por esto Y por lo que es más importante. Y, de hecho, es preocupante que el gobierno dedique esfuerzos a estropear algo cuando debería estar arreglando todo eso que es más importante.

    No es ético que uno tenga que sentirse avergonzado por luchar por sus derechos cuando debería luchar también por otros. Hay un dicho en baloncesto (si haces 25 faltas te pitan 20, pero si haces 40 te pitan 25) que creo que es el que está aplicando el gobierno: vamos a dar todos los palos a la vez, que alguno se les escapará o no tendrán tiempo o fuerzas para protestar por todo.

    El hecho de que haya tanta oposición a esta disposición creo que se basa en que ya estamos acostumbrados a que nos engañen con las facturas, en el trabajo, en todos los aspectos de la vida real, pero internet era un territorio virgen, sin regularizar y sin que nadie se aprovechara de nosotros (salvo los ISPs, que se ponen las botas) y duele mucho que los tipejos a los que pagas por un disco, por el reproductor con que lo escuchas y por el soporte en el que haces una copia de seguridad quieran cobrarte otra vez más.

    Otro tema es que los gurús que redactaron el manifiesto original sean los representantes más adecuados para la totalidad de los españoles (porque están hablando de los derechos de todos, no de los internautas o de los que visitan sus webs), siendo muchos de ellos personas con conocimientos más que deficientes o que han demostrado una capacidad muy justita en diversas ocasiones. No tengo mucho aprecio a la mayoría de ellos, pero no es precisamente la primera vez que me representa alguien que no me convence nada (dejo el debate sobre la democracia y las listas cerradas para otra ocasión).

  2. César dijo:

    Entonces, ¿barra libre para los ladrones?

  3. Nacho dijo:

    César, barra libre para nada. Pero para solucionar un roto no se puede hacer este descosido que pone en riesgo la libertad de expresión. Para que te hagas una idea, tal y como está planteado, se podría cerrar este blog por los vídeos musicales que enlazo de vez en cuando, sin que un juez tomase esa decisión. Además todo está inducido por una industria que, lejos de adaptarse a los tiempos, pretende mantenerse en el modelo que le permitió el Siglo XX.

    Hace unos días circuló por facebook el siguiente enlace que expone dónde está el problema en uno de sus sectores: la industria editorial

    http://www.econectados.com/2010/01/los-editores-espanoles-van-a-equivocarse-con-el-ebook/

    No se puede retrasar la llegada de algo que ya está entrando ni poner unos precios desproporcionados para lo que se va a ofrecer (perdona la crudeza, pero un conjunto de 1s y 0s intangibles) cuando tu producto ya está en internet… gratis. La única manera de competir son precios muy medidos (o suscripciones por un precio módico a todos los libros de tu editorial; o lo que sea) y hacerlo antes de que llegue a la red, porque si no estás abocado a sufrirlo. Y si no puedes competir busca la manera de que el lector tradicional te siga comprando en las librerías que queden. Porque el ebook está aquí para quedarse; y es imposible de frenar.

    Yo fundamentalmente soy un consumidor de series de televisión. Me las descargo del emule en V.O.S. y las veo cuando me apetece. Mientras no haya un medio (televisión, plataforma de contenidos…) que me permita hacerlo como lo hago ahora así seguiré. No me apetece esperar a que salga en DVD, cosas que a veces ni ocurre (todavía estamos esperando a que nos traigan las temporadas 2, 3, 4 y 5 de Babylon 5); no me da la gana esperar a que la echen en televisión, meses más tarde, casi siempre con doblajes penososo o subtitulados peores que los amateures, en horarios que me vienen mal, con publicidad;…

    Si me costase medio euro o un euro el episodio, directamente a mi disco duro o verlo en pago por visión el mismo día del estreno, tengo claro que hay series (bastantes) por las que pagaría. Pero hoy por hoy esto es una quimera, y no porque técnicamente sea imposible. Es más cómodo seguir sacándonos 40 euros la temporada en comercias que ya no necesitamos pisar, porque es lo que nos han hecho siempre.

    Desde luego el tema es complicado y hay gente que se está beneficiando de ello. Pero es una manifestación de la frase “adaptarse o morir”.

    Foe Hammer: Tu argumentación es tan sólida que no me queda otra que darte la razón.

  4. César dijo:

    Jamás he pirateado una serie de TV de internet, ni una película, ni tan siquiera una miserable canción. Siempre he pagado. Y si lo que quiero no está disponible, me aguanto. Es muy fácil robar derechos de autor en la Red con impunidad y, por lo visto, también es muy fácil encontrar razones que lo justifiquen. Vale, pues barra libre para los ladrones, que nadie pague derechos y así podremos mandar a tomar por culo la cultura. Y ya puestos, ¿por qué no robar música, series, películas y libros en las tiendas y grandes almacenes? Ah, ya, porque ahí pueden pillarte…

  5. Foe Hammer dijo:

    Nacho, me juego 20€ contigo a que César no vuelve a contestar, porque ya ha dicho todo lo que tenía que decir, pero voy a intentar cambiar la imagen que tiene de nosotros.

    César, creo que hay un número enorme de conceptos que no tienes claros, o que ofuscas deliberadamente para llegar a una conclusión (“bara libre para los ladrones”) que en realidad parece una premisa para tí. Soy consciente de que muchos “artistas” no destacan por su conocimiento de la lógica formal (cosas de la distinción entre ciencias y letras de la educación en este país), pero hay conocimientos elementales que deberían ser de cultura general. Entiende que no pretende desacreditarte a tí, sino a tu secuencia de argumentos.

    En primer lugar, no estamos luchando para defender la denominada descarga ilegal de contenidos o piratería, sino para mantener las garantías elementales de un estado de derecho, en el que los delitos deben ser determinados por el poder judicial. Trazando el paralelismo al mundo real, con el que pareces sentirte más cómodo, no defendemos poder llevarnos un libro de una tienda sin pagar, sino que si vas por la calle leyendo un libro no pueda llegar un tipo elegido arbitrariamente y confiscártelo hasta que tú seas capaz de demostrar que lo has pagado.

    En segundo lugar, algunas de las medidas que proponen los grupos que están a favor de esta disposición, como la ley HADOPI francesa, equivalen a salir de casa con un GPS que indique tu posición constantemente, por si acaso haces algo ilegal, ¿qué hay de la intimidad, la privacidad y la presunción de inocencia?

    En tercer lugar, estás dando por supuesto que la piratería es delito, equiparándola con robos, y me temo que los jueces y la fiscalía de este país no están de acuerdo contigo. No ha habido un solo usuario condenado por descargarse series, canciones, libros, películas o lo que sea.

    En cuarto lugar, no pagar derechos de autor no implica acabar con la cultura. Con suerte supondrá acabar con el modelo de negocio actual, pero jamás con la cultura. Porque históricamente pocos afortunados han podido permitirse el lujo de vivir de su producción cultural de forma exclusiva y eso no ha impedido que se produjesen obras de arte ¡Ey, Cervantes tenía un trabajo aparte de escribir! A muchos de los juntaletras modernos les vendría bien la experiencia de sumergirse en el mundo real como personas reales y no creerse Artistas que están por encima de eso. Y también porque, gracias a Dios, no todos los derechos de autor son tan restrictivos como quieres hacer pensar. Yo no cobro por lo que publico en mi blog, sean ensayos, reseñas, textos propios, programas informáticos
    o lo que se me ocurra. Los regalo, y como yo hacen cientos de miles de creadores, que utilizan licencias de Copyleft, Creative Commons o similares. Igual que hace Nacho en este blog.

    En quinto lugar, sólo alguien que no tenga la menor idea del funcionamiento de las redes informáticas puede afirmar que en internet hay impunidad. Una persona está muchísimo más controlada en internet que en el mundo real, y sólo el respecto a los derechos fundamentales de las personas impiden que se use esa información. Si ese respeto empieza a resquebrajarse, no creo que quieras ni imaginar en qué se convertiría progresivamente este país.

    Podría seguir, pero estoy seguro de que será inútil. Sólo me gustaría comentar lo irónico que resulta leer a veces que los defensores de que la cultura es lo que hace que el mundo avance y que por eso es necesario se aferren a modelos caducos que han conseguido que la cultura haya pasado a un segundo plano en la sociedad. Hace tiempo ya que la tecnología es la que marca el camino que seguirá la humanidad, gracias a las menores restricciones existentes. Aunque en los últimos años están tratando de conseguir las mismas prevendas que la producción cultural, espero que jamás lo consigan. No quiero vivir en un mundo en el que un descubrimiento puede estar secuestrado durante 90 años.

  6. César dijo:

    Foe Hammer: siendo ofensivo tampoco vas aconvencerme. Sobre todo demostrando, como demuestras, hasta qué punto desconoces el funcionamiento del mundo de la cultura (y hasta q; pero un juntaletras como yo no va a convencerte de lo contrario, ¿verdad?

  7. Foe Hammer dijo:

    No creo desconocer más el funcionamiento del mundo de la cultura que tú el de las redes informáticas y los medios de distribución de este siglo, y eso a ti no te ha impedido hablar de la “impunidad de la red” y de “barra libre para los ladrones”.

    Puedes atrincherarte en tus falacias si quieres, pero yo no puedo tolerar que mis derechos fundamentales se vean cohartados en el nombre de un más que dudoso bien superior. Si quieres discutimos el funcionamiento del mundo de la cultura y vemos quien está equivocado, si quieres discutimos como perjudica la piratería a la producción cultural, pero aquí y ahora estamos hablando de derechos humanos. De los tuyos también.

    Y llevas 3 mensajes y un total de 0 argumentos. Tu primer mensaje fue demagogo, el segundo moralista y el tercero sarcástico. Demuestras un amplío repertorio a la hora de sentirte ofendido, pero no has dado una sola razón que no sea decir que viene el lobo para defender que el poder ejecutivo asuma tareas que competen en exclusiva al poder judicial.

    Dame argumentos y quizá consigas convencerme, si no lo haces será imposible.

Los comentarios están cerrados.