Todo tiempo pasado…

Hoy hemos visto y/u oído en todos los medios de comunicación uno de esos informes que dan tanto que hablar, que nadie sabe muy bien ni quién hace, ni cómo lo cocina, y que se resume en el siguiente titular de El País: «Los profesores se quejan de alumnos ignorantes y rebeldes«. Seguido por un clarificador «La mitad de los docentes cree que los estudiantes son cada vez peores».

Mientras leía el texto, no he podido evitar acordarme de una frase que me recordaba hace unas semanas una buena amiga que también trabaja en el gremio, que dice lo siguiente:

Los jóvenes hoy en día son unos tiranos. Contradicen a sus padres, devoran su comida, y le faltan al respeto a sus maestros

Su autoría está atribuida a Sócrates.

Da que pensar.

Esta entrada fue publicada en Masturbación mental y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

6 respuestas a Todo tiempo pasado…

  1. seleucus dijo:

    Es cierto que algunos se pasan de rosca idealizando el pasado, y que quejarse de los jóvenes es una institución milenaria. Pero también es cierto que el bachillerato era más fuerte hace cien años. Quien entraba en la universidad antes estaba mejor preparado que ahora. De esto ya habló Adorno en La dialéctica de la Ilustración. Nada nuevo. Hay ciclos también en la educación, como en todo lo humano, de modo que quizá el sistema educativo se recupere (yo no lo creo en cuanto a España, pero eso ya es la opinión de alguien más bien pesimista).

  2. Nacho dijo:

    Sin negar nada de lo que dices, y reconociendo que el camino que sigue el sistema me preocupa, no creo que el bachillerato de hace 100 años sea comparable. Entonces a ese nivel apenas llegaba… ¿un 10% de la población? Hoy en día tenemos licenciados saliendo de nuestras universidades para colaborar en los centros más prestigiosos del mundo mundial… como no ocurría antes. Ahora a ver si sigue siendo así o…

  3. Libro que habla sobre el sistema educativo, libro que me leo. Y la verdad, cada vez estoy más deprimido. Voy a tener que darle la razón a la Biblia cuando afirma que «quien aumenta su conocimiento, incrementa su infelicidad» XDDD

  4. seleucus dijo:

    Ya que hablas de libros, este año se han publicado dos tan geniales como breves: El profesor en la trinchera, de José Sánchez Tortosa (La Esfera de los Libros), y Mal de escuela, de Daniel Pennac (Mondadori).

  5. vincent vega dijo:

    Los jóvenes hoy en día son unos tiranos. Contradicen a sus padres, devoran su comida, y le faltan al respeto a sus maestros

    En La historia empieza en Sumer, de Samuel Noah Kramer, hay un texto igual de apocalíptico… dos mil quinientos años más antiguo todavía. 🙂

    Una pregunta de profano, a vosotros que vivís la educación desde dentro: ¿creeis que uno de los defectos estructurales del sistema educativo puede ser la total inadecuación de los medios a los objetivos? En otra palabras, objetivos ambiciosos contra medios (materiales, pero sobre todo humanos) escasos.

    Luego está el otro problema: el uso de la educación como arma política. Por ejemplo, una de las últimas propuestas – que no sé si se llegó a aprobar o no – del gobierno, y que a mí me parecía cojonuda, recibió unas críticas brutales de la oposición; a saber, que los alumnos pudieran promocionar con la mitad de las materias aprobadas. ¿No será esa una solución optima al fracaso escolar, aplicar un sistema de materias como en la universidad? Es decir, que el alumno promocione con las materias aprobadas y recupere durante el curso las suspendidas, no promocionando en éstas hasta que las apruebe. Vamos, que no curse matemáticas de segundo hasta no aprobar las de primero, pero que si ha aprobado lengua de primero no tenga que repetir todo el curso. Pero claro, eso supondría que tendría que ponerse más medios humanos a disposición de los alumnos, organizar un sistema de clases de apoyo, etc.

    … y perdonad por el rollo 😛

  6. Nacho dijo:

    Sí que en España se invierte menos en Educación que en otros países, pero para que te hagas una idea, según PISA (que es un baremo discutible, pero es válido como método de medida) España está con unos resultados un pelín superiores a los que «deberían» ser según la proporción del PIB dedicado a Educación. Escribí sobre ello hace un par de años

    http://aburreovejas.com/2006/04/13/el-dilema-de-la-lectura-y-las-nuevas-generaciones-ii-pisa/

    Eso sí, no vendría mal incrementarlo y acometer reformas supernecesarias como, por ejemplo, las que atañen a la Universidad.

    Más cosas… (hoy sí que voy a aburrir ovejas :p)

    Hace un par de semanas leí un artículo en El País que hablaba de cómo el 71% de las Leyes Orgánicas aprobadas durante la democracia habían contado con el apoyo del gran partido de la oposición… excepto las educativas. Triste, pero cierto

    http://www.elpais.com/articulo/sociedad/educacion/campo/tiro/politico/elpepuopi/20081002elpepisoc_1/Tes

    y es uno de los motivos que se suelen citar como origen de la situación de la Educación actual. Pero a mi me preocupa más el cambio social al que estamos asistiendo y en el que se está dejando a la escuela roles que no le corresponden. La Educación, en todos los sentidos, comienza y termina en casa y hay familias que están haciendo una dejación de esas funciones. Tener hijos incluye una serie de responsabilidades y de sacrificios que mucha gente no está dispuesta a hacer. Puede parecer anecdótico, pero cuando tienes la mitad de un curso de primero de ESO que se te duerme a las 9 de la mañana porque la noche antes se quedaron hasta las tantas viendo la gala de OT…

    A los niños hay que decirles también que no, ponerles límites que después en la adolescencia comenzarán a saltarse… como es natural. Somos sus padres, no sus mejores amigos. Y si optas por tener un hijo debes asumir que te espera década y media de satisfacciones… y sacrificios. Y después una de cruzar los dedos y esperar que todo lo que has hecho haya servido de algo.

    Pero no conviene olvidar que, además, estamos enseñando a niños del siglo XXI casi con los mismos métodos que se utilizaban en el siglo XIX, como si fuesen los mismos… y para nada. Basta con pasarse por alguna clase de infantil para ver cómo atienden ahora a los cuentos y preguntarles a sus maestras cómo atendían hace 15 o 20 años (en esto Sócrates nos daría la razón ;)). Asimismo muchas veces los profesionales que nos dedicamos a esto o no contamos con la mejor formación (un licenciado con el cursillo que hace de capacitación no se puede considerar preparado, sobre todo para impartir en secundaria) o no nos «reciclamos» como debiéramos.

    En el fondo, lo peor de todo es que quien tiene que coger el toro por los cuernos, la administración, central y autnómica, no lo hará porque se necesita más inversión y, sobre todo, que se diga en voz alta las verdades del barquero y se pongan medidas para reconducir ciertos asuntos. Pero amigos, cada cuatro años hay elecciones y mejor ir poniendo parches y exhibiendo sonrisas, no vaya a ser que la gente se moleste y no nos voten en las próximas…

    Nota: lo de la repetición encontrarás gente para tó, pero por mi experiencia un niño que pasa de curso con asignaturas suspensas aprende una máxima: haga lo que haga, paso. Y como no hacer suele ser nuestro estado natural, acaban llegando las carretadas de asignaturas suspensas; y si es Plástica o Tecnología, pues vale… Pero cuando te llegan niños a 4º de ESO con todas las asignaturas instrumentales (Lengua, Matemáticas, Inglés) de los cursos anteriores suspensas…

    Otra cosa es que en Bachillerato se pueda pasar con algunas asignaturas suspensas para no repetir por ejemplo sólo por tres materias; convertirlo en algo parecido a la Universidad. Aunque claro, yo trabajo en un centro donde no hay Bachillerato y no le veo las «contras».

Los comentarios están cerrados.