Explorando los orígenes de la chapuza nacional

Hace un año dediqué una entrada a la villa romana de la Olmeda, cerca de Saldaña (Palencia) en la que recomendaba su visita. Allí hice una de esas promesas que a veces incumplo por sistema: una próxima entrada dedicada a algunos mosaicos realizados por una subcontrata de la época (siglo IV d.C.) sin mucho cuidado. Entrada que no escribí, aunque por una vez tengo excusa. La foto estaba en un carrete a medio hacer, que no revelé hasta un par de meses después y que ha dormido el sueño de los justos hasta que me he puesto hace un rato a ordenar el archivo fotográfico (preparar las fotos para pegarlas en el correspondiente álbum y clasificar los negativos); un ritual que con esto de la fotografía digital se está perdiendo.

Por un lado sitúo la foto de un mosaico con motivos geométricos (octógonos regulares, rombos,…) hecho por EL maestro; el encargado de realizar las composiciones correspondientes al ala de la casa preparada para las visitas y los dueños

Y después un mosaico situado en el ala de la casa menos transitada y en la que, para ahorrar costes, se contó con subcontrata que debía seguir los diseños del resto de la casa

Si se fijan con detenimiento en el «octógono» situado en la parte inferior izquierda de la fotografía comprobarán que la chapuza nacional en esto de la construcción de viviendas no es un invento reciente sino que viene de lejos; que una cosa es lo que te venden en un plano y otra lo que te encuentras cuando entras a vivir; que tener al cargo a un buen oficial de albañilería, aunque sea más caro, suele ofrecer mejores resultados; que una subcontrata no es del todo fiable;…

Y ahora, por obra y arte del paso del tiempo, esa chapuza es una obra de arte. ¡Genial! (a la manera de ADLO)

Esta entrada fue publicada en Varios y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

1 respuesta a Explorando los orígenes de la chapuza nacional

  1. tomas dijo:

    hola, entré por casualidad buscando calefacción gloria, pués mi padre me hizo un comentario. El fué camionero y al viajar por estos mundos se enteró de cosas que a otros mortales se nos escapan. Bueno, me ha gustado el reportaje de la casa, y siento no haberla visitado, pués estuve viajando por tierra de campos hace 5 años y no supe de su existencia hasta hoy. Muy interesante, felicitaciones.

Los comentarios están cerrados.