15m Santander

Mejor tarde que nunca…

Es triste observar cómo el diario más importante de tu región (y, casi casi, el único relevante) prefiere cubrir una marcha cicloturista, una concentración para pedir que el Ayuntamiento de Santander libere un parque que lleva secuestrado muchos meses, una protesta contra unas estúpidas vallas puestas en un muelle de la ciudad, con amplia cobertura fotográfica en los tres casos, para relegar a una página de nacional el inicio de una protesta que, sin saber cómo terminará, es lo más refrescante que le ha pasado a la democracia española en demasiados años.

Aunque tampoco es que sorprenda.

El hecho es que apenas hubo cobertura en los medios tradicionales de Cantabria y tenía necesidad de reflejar lo que vi. He aquí mi pequeña contribución.

¿Cuántos nos reunimos? Desconozco las cifras oficiales. Sin embargo, para quien quiera cotejarlo, ofrezco un dato objetivo: el momento en que paramos delante del edificio del Banco de Santander y, al sentarnos, ocupamos aproximadamente su fachada principal. Utilizando SigPac me salen unos 470 metros cuadrados

Nuestro pequeño manifestódromo

Nuestro pequeño manifestódromo

Que cada uno multiplique por el factor que considere oportuno y le saldrá su número.

El recorrido en imágenes (las pocos fotos que saqué por el móvil)

¿Reacciones del respetable? Curiosas. Cuando comenzaba la conversación una simpática mujer de setentay comentaba que qué pena tanta gente joven sin trabajo. Al poco, el típico cavernícola que no sabía de qué iba la cosa lanzando para sí mismo y su cuello soflamas sobre la mierda de juventud de hoy en día, perdiendo el tiempo en tonterías en vez de buscar trabajo. Poco después, un primo hermano con la misma sintonía, este definitivamente zumbado: con aspavientos se movía hacia adentro y hacia afuera de la sentada que hacíamos delante del Ayuntamiento. Algunos espontáneos se unieron a  la marcha, supongo que al ver gente conocida más que a nuestros gritos de “No nos mires, únete”. Mientras, miles de personas paseaban a nuestro alrededor como si nada estuviese ocurriendo, mirando con extrañeza lo que, horas más tarde, descubrieron que era todavía más extraño.

Ciudadanos que no quieren más de lo mismo. Que ya no se quejan y demandan cambios exclusivamente en los pasillos, los bares, las redes sociales… Que salen a la calle y quieren algo más que una democracia representativa: una democracia participativa.

Para mi, lo mejor fue ver que, digan lo que digan, hay gente joven ilusionada por que las cosas pueden cambiar. Que quiere que el bipartidismo de facto en el que vivimos deje paso a una representación más plural; la que quiera el pueblo español, no la que artificialmente venga impuesta por unas leyes que tuvieron su utilidad durante la transición pero que han terminado viciando el funcionamiento de nuestra democracia.

El domingo tenemos elecciones. ¿Cuál será la nuestra? Más de lo mismo o… ¿probamos algo nuevo?

Aclaración para quien pueda necesitarla: los tres ejemplos puestos al comienzo de esta entrada me merecen todo el respeto. Ya va siendo hora que la sociedad de Cantabria se movilice cada vez que se comete una tropelía (y que se apueste por una movilidad sostenible). Pero es triste que un medio de comunicación haya estado tan ciego ante algo que era más que un conjunto de ninisperrofláuticos paseando una tarde de domingo.

Esta entrada fue publicada en 15M y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a 15m Santander

  1. pirufo dijo:

    Yo propongo que todos los parados se manifiesten todos los dias en la plaza central de la ciudad. Aunque solo sea durante una hora. Asi se dejara ver la realidad y no solo una cifra no manejable.

Los comentarios están cerrados.