Alfaguara, fuego e ira

La cosecha de Samhein

La cosecha de Samhein

No sé si se habrán enterado pero el jueves José Antonio Cotrina publicó en su blog una noticia que a más de uno nos ha dejado helados: Alfaguara no publicará la tercera y última parte de su novela El ciclo de la luna roja. Novela que comenzó a editar hace dos años con La cosecha de Samhein y continuó en el primer semestre de 2010 con Los hijos de las tinieblas. Según comenta el propio Cotrina

Las expectativas que tenía Alfaguara con esta saga eran enormes y por eso hizo una apuesta tremenda con el lanzamiento del primer libro, tanto en tirada como en publicidad. Por desgracia, las ventas no acompañaron esas expectativas. Hubo un cambio de política con el segundo libro que salió exclusivamente en rústica. Ahora han decidido no publicar la tercera parte. El trayecto de El Ciclo de la Luna Roja con Alfaguara termina aquí.

Más abajo, incluso adelanta algunas cifras de ventas

Según los datos que obran en mi poder las dos primeras entregas de la saga han vendido en conjunto a día de hoy más de diez mil ejemplares (englobando la edición del segundo junto a las del primero en tapa dura, blanda y la publicada por Círculo de Lectores) y si tenemos en cuenta el panorama editorial actual las considero cifras más que dignas.

Lo que me lleva a concluir que

  1. No se puede decir que el libro haya sido un fracaso de ventas
  2. Es razonable pensar que hay varios miles de lectores esperando la aparición de la conclusión de la novela
  3. Alfaguara no buscaba editar un buen libro; anhelaba un pelotazo

Esta manera de obrar no sorprende en un sello que experimenta tiempos convulsos. Alfaguara en poco se parece a la editorial que vivió su momento de gloria en los años 80 y 90. En los últimos años ha visto cómo era incapaz de rentabilizar y/o de retener a algunos de sus escritores de bandera, que han terminado en otras editoriales (Philip Roth, José María Guelbenzu, Rosa Montero…) o han necesitado de otros lugares para algunos de sus libros (José María Merino, p.e.). Un sello arrinconado por otros que han ocupado parte de su anterior espacio vital y que, además, ha visto cómo el mercado juvenil se ha reducido sensiblemente.

Los hijos de las tinieblas

Los hijos de las tinieblas

En este caso han hecho un trabajo lamentable con una obra juvenil muy por encima de superventas como Memorias de Idhún o El ejército negro y que no han acertado a divulgar. En gran parte por la desastrosa labor del departamento de marketting. Basta observar lo ocurrido durante la publicación de Los hijos de las tinieblas, supuestamente apoyado con la reedición unos meses antes de la primera novela juvenil de Cotrina, La casa de la Colina Negra, en la serie roja de Alfaguara (la colección de destinada a la lectura en centros escolares) y que debiera haber aparecido al menos un año antes de La cosecha de Samhein. Una continuación, por otro lado, degradada a publicarse en tapa blanda y lanzada sin promoción alguna, oculta en la mayoría de las librerías, hasta el punto de, en mi caso, haber tenido que recordar a varios alumnos que ya había salido; pasó de puntillas por demasiados puntos de venta.

A lo que se suma una labor editorial muy corta de miras: una obra como esta, publicada en tres partes por mera necesidad de formato, tendría que haber aparecido con el menor lapso entre una entrega y la siguiente, minimizando tiempos y aprovechando las sinergias que se crean entre unos volúmenes y otros. No esperaron a tener toda la obra completa y no tenían ni idea de lo que estaba entre sus manos.

Un caso más de publicadores que se llaman a sí mismo editores.

En el trasfondo, lo más sangrante: cómo una editorial da la espalda a sus lectores. ¿Qué fue del contrato tácito con estos? Publicar dos terceras partes de una obra, y conseguir ventas suficientes para, al menos, ver razonable que se vayan a comprar unos miles de ejemplares de la tercera y última parte, no es ya suficiente para asegurar una publicación. Así que…

Alfaguara, fuego e ira.

No hace falta escribir más.

Nota: Como comenta el propio Cotrina

Tengo muy claro que es difícil, por no decir directamente imposible, que pueda encontrar una editorial tradicional que se quiera arriesgar a editar la tercera parte de una saga que otros han dejado incompleta. Es algo lógico si os detenéis a pensarlo. Por eso es probable que opte por vías de edición alternativa. Es pronto para adelantar detalles pero ya he dado pasos en esa dirección y todo parece indicar que la cosa cuajará en breve.

Solo queda animarle a reponerse de esta zancadilla y a que las gestiones en las que se encuentra desemboquen en una edición a la altura de su novela.

Nota 2: A poco que se busque, es posible encontrar La cosecha de Samhein en tapa dura a dos euros. Si alguien no la ha leído todavía, es una prueba de lectura a un precio muy por debajo de los últimos saldos que hemos visto. Aunque, aviso, ese libro apenas es un aperitivo de lo que después se desarrolla en Los hijos de las tinieblas.

Esta entrada fue publicada en Editoriales y ediciones y etiquetada , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

6 respuestas a Alfaguara, fuego e ira

  1. Anatronik dijo:

    A mi J A Cotrina no me gusta, sus libros me parecen malos y no me sorprende esta noticia. Las cosas como son.

    Un saludo.

  2. Anuska dijo:

    Pero aunque sea malo,¿no se debe una fidelidad aunque sea a unos pocos lectores?.Y que conste en acta no haber leído nada de él.

    Bueno,también reconozco que eso es pedir peras al olmo.El mercado es así y las editoriales les importa un bledo los lectores.Para ellos los libros son esas cosas de papel que quedan muy uniformes y cucas en las estanterías.Y si te fastidia una colección…HA HA! (a lo mejor en un futuro te «recolocamos» otra 😛 ) .

  3. Kaplan dijo:

    A mi J. A. Cotrina me gusta, sus libros me parecen buenos y me sorprende esta noticia. Las cosas como son.

    Un saludo.

  4. Maria dijo:

    A mí me encanta Jose Antonio, tengo unas ganas tremendas de saber el desenlace de este «pequeño» problema. La idea k propone es perfecta (la de publicar dos terceras partes y, si se venden bien, publicar mas) .
    🙂

  5. «Anatronik dice:
    5 Junio 2011 en 4:02 pm
    A mi J A Cotrina no me gusta, sus libros me parecen malos y no me sorprende esta noticia. Las cosas como son.

    Un saludo.»

    que despliegue de sabiduría el tuyo, analtroniko. Cómo quieres justificar que esta destructiva Y pobrísma entrada tuya sea mínimamente seria????? Antes deberías leer de verdad.

    Cotrina es un escritor como muy pocos, ingenioso y talentoso al máximo, cuida sus páginas hasta en el más mínimo detalle y sus libros, todos ellos, son obras de arte del fantástico.
    Alfagurara me ha defraudado, soy un lector engañado que no entiende que una editorial de esta calibre realice estos despropositos, es un CRIMEN y hasta aquí he llegado mi relación con ella…

  6. Nacho dijo:

    Según comenta el propio autor «La sombra de la luna», tercera y última parte de El ciclo de la luna roja, aparecerá en Octubre de la mano de la editorial Hidra (que, a la vez, reeditará los dos primeros volúmenes de la serie)
    http://www.elciclodelalunaroja.com/2011/09/01/la-sombra-de-la-luna-se-acerca/

    Una noticia fenomenal.

Los comentarios están cerrados.