De la duda, la incertidumbre y la IberCon

Mañana a eso de las 15:45 parto hacia Vigo, a mi segunda HispaCon después de la de Getafe del 2003. Lo hago en compañía de Álvaro Muñiz, colega de tertulia, con una ruta un tanto “extraña” (ni se me había pasado por la cabeza). Santander-Osorno-León-Benavente-Vigo. La idea es coger autovía en Osorno y no soltarla hasta Vigo. Lo que después nos encontremos por el camino es otro asunto.

Las perspectivas para la HispaCon, que también es IberCon (habrá aficionados portugueses), son inciertas. Tengo ganas y estoy convencido que lo voy a disfrutar, pero no tengo ni idea de qué me voy a encontrar allí. O, para ser más sincero, me he montado en la cabeza una HispaCon mental que se aleja del todo de lo que viví en Getafe.

Por ejemplo la información brilla por su ausencia. Hace dos años ya sabía qué quería ver y cuándo iba a tener que estar pendiente; ahora mismo no hay ni un horario orientativo de cuándo va a ser cada acto. Además el cartel de autores invitados es, siendo políticamente correcto, desangelado. Un evento que pretende aunar al fandom de Portugal y España no puede depender únicamente de Laura Gallego (chapó por llevarla) y João Barreiros. Sé que comparar es muy feo, pero acabo de leer que en Lisboa dentro de semana y media se celebra una convención, El Forum Fantástico, con un completo programa de actos ya colocados en el preceptivo horario, y allí se presentan, a parte de Barreiros, dos espadas como Paul McAuley y Zoran Zivkovic. Más una serie de autores portugueses que no sabemos si van a estar en Vigo.

En todo caso al final estas cosas acaban siendo pasillos, bar, comidas, cenas, copas,… y todas las conversaciones que ocurren en medio. Así que la preocupación se diluye, a la espera de que el contenido serio funcione como no ha funcionado el marketing de venderles la Con a los asistentes.

Nos leemos en unos días

Esta entrada fue publicada en IberCon 2005 y etiquetada , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a De la duda, la incertidumbre y la IberCon

  1. Juanma dijo:

    Pues tú lo has dicho: una hispacón termina siendo pasillos, bares, cenas, copas, risas en el hotel y, de vez en cuando, algún acto, para echar una cabezadita (o ayudaros a echarla mientras intervenimos, como es mi caso).

    Al final uno se lo pasa bien. 🙂

    Bueno, pos me voy al sobre, que me levanto a las cuatro y pico para coger el avión a las siete. :-/

    Nos vemos en Vigo. Os dejaremos algo de cena.:-P

Los comentarios están cerrados.