Memorias de un friki de boquilla

Aparte de su condición como mecanismo de contacto entre lectores, promoción de la literatura fantástica, aula para progresar en el conocimiento de ésta,… cYbErDaRk.NeT se caracterizó por dar la palabra a una serie de lectores que, hasta entonces, había llevado su afición en silencio (ya se sabe, como los usuarios de hemoal). Lectores que se habían movido muy poquito, por no decir nada (suma de apatía, pudor, desconocimientos,…), acumulando una serie de ideas sólidamente asentadas y con inquietud por exponerlas en público.

Hay nombres que, sin duda, marcaron una pequeña «época». Estoy pensando en Iñaki Bahón, con unas críticas cinematográficas llenas de sentido e intención, siempre argumentadas de forma sólida, muy amenas, originales, que trascendieron del todo el público de la página. Pero si se habla de literatura, creo que las dos aportaciones más cualificadas de cYbErDaRk.NeT al fandom del fantástico en nuestro país fueron Iván Olmedo, Odemlo, al que creo conocen de sobra y que persevera, e Iván Fernández Balbuena, también conocido como cebra, del que me gustaría recordar su trayectoria pública.

Mientras estuvo entretenido en los foros de la página, desde su bautizo a finales de 2002 hasta mayo de 2003, tomó el papel de hábil divulgador y lúcido contertulio, metiendo baza en cualquier tema de los foros temáticos, dejando extensas y argumentadas disertaciones, independientemente que el tema fuese la nueva ola, la política en la ciencia ficción, los grandes clásicos del terror o las cualidades literarias de Arthur C. Clarke. Sin embargo el gran pollo que se formó en enero de 2003 con aquel asunto de Cosmodelia que ya nadie recordará (Ls y Cs, ¿Escribía Asimov para robots?, Ivanbaleyzación del foro,… o cómo algunos se emplearon en transformar La Clave en Tómbola), en el que se acabó metiendo en la nevera utilizando una razón injusta sólo a uno de los tres pirómanos principales mientras a los otros dos se les daba sendos cachetitos, le dejó desencantado. Aunque siguió siendo el mismo… hasta que se topó con el «lobby» de cierta tienda madrileña conocida por sus «ajustados» precios (y su pasión por los libros piratas) en la que al dependiente sólo le falta el parche y el loro para parecer un bucanero. «Lobby» que quería saber quién era para meterle, literalmente, dos hostias por emitir un comentario como el que he puesto en cursiva. Comentario que fue borrado por la administración de la página para evitar mayores problemas y que provocó el justificado cabreo de cebra, que abandonó los foros durante un prolongado tiempo. Retornó, aunque puntualmente y sin su pasión anterior. (A ver si recupero los nostalgias naranjas, que se podría hablar mucho sobre el desencanto forero, que hemos sufrido bastantes usuarios.)

Sin embargo para la portada conseguí mantenerle fidelizado. No fue capaz de dejarme colgado. Cuando me encargaba sólo de los especiales, me ayudó a poner en marcha los dos primeros con sendos artículos de esos canónicos. Primero uno de divulgación sobre las raíces de la fantasía épica, que con brevedad y claridad expositiva situaba una tradición milenaria como sólo un aquilatado maestro es capaz de hacer. Y después uno que salió con un año de retraso (el tan demorado especial Martin, siempre a la espera de que David sacase tiempo para maquetarlo), en el que mostraba su otra cara: la de fino analista de un asunto concreto, radiografiando a través de los cuentos de George R. R. Martin lo que le define como escritor y, por extensión, como ser humano. Algo que está al alcance de contados lectores y que constituye uno de esos artículos que merecería ser recuperado por alguna publicación en papel. De paso me echó una mano con un artículo sobre fantasía heroica actual en el que necesitaba que alguien me escribiese algo sobre Los libros de Prydain, de los que casi no recordaba nada.

Fue un mes y medio fecundo que se prolongó algo más de año y medio con proyectos como los dos gloriosos artículos sobre las adaptaciones pseudotolkenianas de Peter Jackson, un repaso a la vida y obra de Olaf Stapledon, una excelente entrevista a un experto en Tolkien, una crónica de la HispaCon de Xatafi,… Y múltiples reseñas de libros, de esas que da gusto leer (por cierto, no se pierdan la última entrega de La estación fantasma de fonz, con dos críticas mayúsculas de Los tejedores de cabellos e Incordie a Jack Barron)

Al final, debido a problemas de tiempo, desconexión de la red, le echaron el lazo, el ya mencionado desencanto,… quedó desconectado y dejó en suspenso ideas como un análisis con un manual histórico-político delante de la ideología de Robert A. Heinlein, un extenso repaso a la protocienciaficción (una de sus pasiones) que habría escrito si no le hubiese estado encargando de todo, un macroespecial sobre Robert Silverberg para una nueva sección nonata,…

Pues bien, chicos. Cebra se ha reconectado (con lazo y todo) y vuelve con ganas de dar guerra. Los ejercicios de masturbación mental a los que nos hemos entregado los blogeros del onanismo naranja (David, chico, a ver cuándo creas nuestro propio portal como Tebeologs! exclusivo para tus diez mil hijos) le hemos dado envidia y acaba de inaugurar su garita en la blogsfera. El título no mola (Memorias de un friki), sin embargo el contenido va a ser otro asunto. Habla el ínclito:

¿Qué se podrá encontrar en estas mis memorias? Pues la cosa está clara: comentarios y desvarios sobre la literatura fantástica (terror, fantasía y ciencia-ficción) que es de lo que más me gusta en la vida. Así que nadie espere confesiones en plan «Querido diario intimo…», ni análisis políticos, de arte o de lo que sea. Simple y llanamente hablaré de las cosas del fantástico que me apetezcan y a mi aire, como bien hacia en cyberdark cuando tenían a bien publicarme (que fue siempre, para que nos vamos a engañar, que era gente maja y condescendiente con frikis como yo). Eso si, un par de avisos: en la vida real trabajo como profesor en un instituto, así que tengo una cierta tendencia «pedagógica», en mis mejores momentos creo que eso me permite iluminar a los descarriados, la mayoría de mis amigos opinan que me convierte en un insufrible y pedante bocazas, ustedes juzgarán. El otro aviso: no suelo seguir modas, así que igual me paso meses y meses, si aguanto tanto, hablando de libros, autores y demás que estuvieron de moda hace 10, 15 0 100 años y me dejo en el tintero debates de la más rabiosa actualidad.

No explica que nos ha dejado un poco de lado y ahora se encuentra sumergido en la lectura de grandes clásicos del XIX, como Walter Scott, pero la experiencia acumulada durante sus muchos lustros de Lector se va a ver recogida en él. De momento ha comenzado calentando motores con la primera entrega de una serie sobre cuentos de ciencia ficción del siglo XIX. Ya va siendo hora que los pececillos jóvenes del fantástico, mesmerizados por los nuevos nombres, nos demos cuenta que somos fruto de una tradición surgida hace más de un siglo y que hasta lo más novísimo no lo es tanto si se analiza bajo la perspectiva histórica.

Otro lugar que seguir según se vaya actualizando. Y van…

Esta entrada fue publicada en Sospechosos habituales y etiquetada , , , , , . Guarda el enlace permanente.

6 respuestas a Memorias de un friki de boquilla

  1. Iván Olmedo dijo:

    Vaya, es gracioso, porque en mi opinión, la aportación más cualificada al fandom del fantástico que surgió de cYbErDaRk, es Ignacio Illarregui. De verdad.

    Por otra parte, me alegro enormemente de «recuperar» a Iván, y espero que persevere. Siempre recordaré que junto a él (y otros) asistí a mi primera HispaCon.

    Salud

  2. Iván Fernández Balbuena dijo:

    Nacho, te has pasado varios pueblos. Desde luego que leido esto parece que soy Asimov redivido y ya sabes que mis aportaciones son mucho mas modestas. En fin, que te ciega la amistad. Y estoy de acuerdo con Odemlo, tu has sido el principal Zidane salido de la cantera de Cyberdark, los demas, a lo sumo, Pavones.

  3. Nacho dijo:

    Joe, está claro que no eres ni Asimov ni Clute, y es una pena que tu desembarco en la página no te cogiese con diez años menos, porque entonces habrías tenido esa voluntad ciega de hacer cosas by the face que se tiene en la terrible veintena (y que, por ejemplo, justifica ciertos excesos cometidos por otros. Si no que se lo digan a David o, salvando las distancias, a un servidor).

    Cuando utilizo expresiones como «aquilatado maestro», «hábil divulgador» y «lúcido contertulio» son con todo el sentido y justicia. En los foros hubo, hay y habrá tíos que repiten a los cuatro vientos siete ideas peregrinas que juegan a repetir continuamente sin ir más allá de mezclarlas sin ton ni son. Y mucho talibán intransigente que con diez lecturas mal hechas jamás se apea del burro y pontifica como si fuese Santo Tomás sentando cátedra. Leer los diálogos que estableciste con otras personas en los foros, que desde luego iban mucho más allá de las 3 líneas de rigor que son frecuentes, dan una buena medida de tus cualidades.

    Los que te conocen saben lo que puedes dar de ti cuando te lo propones (cualquiera diría que en las dos mesas en las que participaste en Xatafi eras un desconocido que se «bautizaba»). Y los que no sólo tienen que seguir tu blog durante un par de meses para comprobar si voy desencaminado. O esperar a que David saque adelante el proyecto de recuperar los foros de cyberdark en plan histórico. Entre septiembre de 2002 y Mayo de 2003 hay mucho material que analizar XD

    Por cierto, Zidane, ja! Perdiendo la vergüenza y estableciendo una comparación, veo mi labor como director de portada muy parecida a la de Arsenio Iglesias con el Depor. Sólo ganó un trofeo importante pero formó un consistente equipo a partir de dos estrellas mundiales y gente semidesconocida que valía pero no había recibido una oportunidad. Peña que en algún caso terminó superando a Bebeto (que no a Mauro Silva). Y como divulgador… chicos, soy Djukic. Un jugador bien insertado en el equipo, que conocía de sobra su función, que parecía más de lo que era cuando estaba arropado y que mientras no le hicieran tirar el penalty estrella de la liga…

    La pena es que con el fin de cyberdark y que muchos andáis ya en la treintena, con otras preocupaciones vitales, estais medio desaparecidos o refugiados en blogs (¿me aplico el cuento?) Había madera para seguir dando lumbre durante muchos años.

  4. nemes dijo:

    Es curioso como nos lamentamos siempre de la desaparicion de Cyberdark. Yo soy de los que se lamenta. Y vosotros tambien, cierto.Alli lo pasabamos bien y siempre tendra un lugar muy especial en nuestro corazon. Pero tambien es cierto que en sus ultimos meses , debido al mencionado desencanto, sentia que la pagina no me aportaba nada (como a tantos otros que llevabamos mucho tiempo) y por lo tanto no me (nos) aportaba o satisfacia como antes. La desaparicion de Cyberdark ha propiciado, por un lado, esta explosion blogemizadora ( nacho, odemlo,fonz,hartee y ahora…cebra!!!) que me aporta y me llena mucho mas y por otra parte, la aparicion de todo un grupo de webs continuadoras en cietrto modo del estilo y maneras de cyberdark. La escena española se ha desnuclearizado y cada dia que pasa tengo la sensacion de que , aunque en su momento nos parecio un hecho espantoso el que desaparecierda cyberdark, lo hizo en el momento justo en que debia hacerlo.

  5. cYbErDaRk dijo:

    Nacho, prometo mirar un agregador de ese estilo, lo juro 🙂

    Salu2

    PD: bienvenido cebritaaaa!!

  6. Iván Fernández Balbuena dijo:

    En fin, por dejar el tema y ya que me faltan esos emoticones de Cyberdark (ahora pondría el de sonrojarse) queda claro que Nacho sabe mucho más de futbol que yo (y de más cosas, a que engañarnos)
    🙂

    Nos leemos…

Los comentarios están cerrados.