Quijotes del Siglo XXI

Bajo este reclamo, las diez cooperativas de ensañanza de Cantabria asociadas a CANT.E.C.U. han organizado en Santander una exposición en el Centro Cultural Doctor Madrazo durante las dos últimas semanas del mes de Mayo. La idea central era dar a conocer a la sociedad la labor educativa que se desempeña desde estos centros tan ingorados y particulares, donde la mayor parte de los trabajadores son, a la vez, curritos y empresarios que emplean mucho más que su jornada lectiva para que sus centros puedan seguir ofreciendo un servicio fundamental en los lugares donde están enclavados.

El resultado final ha sido espectacular. Debido a mi pequeña implicación en el proyecto, pude asistir a todo el montaje un viernes por la tarde cuando los diferentes profesores ya había tomado el centro cultural para colgar de sus paredes todo el material preparado. Y pude ver como un sitio habitualmente serio se convertía en un festival de colorido, espontaneidad y vida, íntimamente asociado a lo que es mi día a día. Hasta el más recóndito hueco se utilizó para colocar esos proyectos preparados con esmero a lo largo de los últimos meses por nuestros alumnos, y sobra decir que el resultado final llenó de orgullo a todos los que el lunes 16 asistimos a la inauguración.

Pasando a lo que más cerca me toca, desde el centro en el que trabajo (el Ant@nio R@binet de Vi@ño) participamos con cuatro proyectos. Un recital de poesías en torno al Quijote, en su mayor parte de León Felipe, bueno y breve; un libro de mesa realizado por los niños de educación infantil (y sus entregadas seños) que recogía la visión que tienen los más pequeños del centro escolar; un llamativo mural articulado con imágenes del Quijote preparado por los tres primeros cursos de E.S.O.

y un proyecto que he llevado a cabo con mis alumnos de 4º de Secundaria (el único del área de Ciencias de toda la exposición; como siempre los chicos del área de Plástica son los más sobrecargados cuando se preparan estas cosas).

En la asignatura de Biología y Geología todos los años hay un tema se tienen que currar a fondo los chavales porque son ellos los encargados de explicárselo a sus compañeros. Por comodidad (es el más asequible y el que más igualdad depara a la hora de separar los contenidos a los grupos), suele estar relacionado con la Historia del Planeta y el desarrollo que ha tenido la vida sobre él. Aprovechando esa labor, y utilizando el área de Tecnología, que desde la última reforma curricular acoge los contenidos que antes se veían en Informática, preparamos unos murales hechos con el ordenador de 90×60, recogiendo toda esa información y ofreciéndola a la manera de un panel museístico. Siendo sincero, después de explicar someramente los rudimentos básicos del programa en cuestión, fueron capaces de conseguir un resultado de los que dejan con la boca abierta por lo poco que les llevó y lo espectacular que quedó. Sobra decir que si me pongo yo mismo seguramente no conseguiría en el mismo tiempo el mismo resultado. Aunque claro. Tuvieron una ayuda especial en la corrección ortográfica, más que nada por no convertir algo tan “serio” como la historia del planeta en un número humorístico de gazapos.

La pena es que por motivos técnicos, a los dos días de colgarlos (el gotelé y su puta madre), se cayeron al suelo. Y las “infalibles” cintas adhesivas con las que los había fijado desmejoraron alguno de los 5 carteles. Por fortuna dejé de lado mi prevención inicial a la hora de utilizar chinchetas para colgarlos y, al igual que otros compañeros, utilicé los socorridos cuelga fácil. A estos no hay quien los despegue.

Esta entrada fue publicada en Varios y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.