Cantabria, ¿tierra del gas?

Gasland

Gasland

Gasland es un documental creado por Josh Fox con el objetivo de difundir la problemática de la extracción de gas natural utilizando el fraccionamiento hidráulico o fracking. Un procedimiento mediante el cual se puede acceder a yacimientos que no se pueden explotar de otra manera debido a la dispersión de la materia prima en su interior y que, con los precios que han alcanzado los hidrocarburos, ahora son más que rentables. Una técnica que se usa en EE.UU. desde hace más de medio siglo y que en los últimos años ha multiplicado el número de explotaciones por ¿mil?, se ha extendido a otros países y ha sido prohibida en Francia por su potencial peligrosidad.

Uno de los lugares donde se desea implantar es España y, en lo que toca a Cantabria, la zona occidental de la región. El pasado 4 de Julio apareció en el BOE el permiso a una empresa de capital canadiense para iniciar las prospecciones, con la consiguiente alarma de los alcaldes de la zona que, como suele ocurrir, tienen el umbral de percepción conectado a la opinión pública: el gobierno de Cantabria aprobó las prospecciones en Abril de este año sin que recibiese la más mínima atención por su parte. Sólo la alarma generada a partir del conocimiento de este hecho por varios colectivos parece que los ha hecho despertar… aunque todavía hace falta ver en qué sentido.

Más o menos, el documental se inicia con la llegada de una carta de una compañía gasística ofreciendo a Fox un tentador acuerdo: explotar el gas debajo de su propiedad en Pennsylvania a cambio de 100000 $. Con la duda de lo que supondrá aceptarlo, viaja a varias comarcas de otros estados de EE.UU. donde se explota el gas mediante el fracking para conocer su efecto sobre el medio natural y humano. Un tour por la (inmensa) América profunda que parece extraído de uno de los capítulos iniciales de El rebaño ciego. Animales domésticos a los que se les cae el pelo, malestar general de las personas que viven sobre las explotaciones y continúan bebiendo el agua subterránea de toda la vida (supuestamente potable), animales salvajes que mueren por las surgencias de gas… llegando a momentos abracadabrates como observar cómo, allí por donde va, basta con acercar un mechero a un grifo para obtener una bonita (y pequeña) explosión del gas disuelto en el agua que sale por él.

El sueño de todo quinto.

Detrás de esta faceta humana, la explicación de cómo se produce el fracking, los productos químicos que se bombean con el agua para facilitar la salida del gas y que las compañías se resisten a publicar, cómo se contamina el nivel freático (algo siempre negado por las compañías y que se sabe desde 1987), lo complicado que resulta encontrar afectados que hablen (las compañías siempre llegan a acuerdos), el silencio de las gasísticas y sus representantes a la hora de dar su versión para el documental (presentes al final, cuando se muestra una sesión informativa en el Congreso tan demencial como reveladora)…

Se nota que el equipo detrás de Gasland no es profesional; más que en la parte técnica en lo que se refiere a un guión un tanto circular y con demasiados testimonios que son, esencialmente, el mismo. Sin embargo, aparte de todo lo comentado, expresa con elocuencia la indefensión de la gente de a pie, nosotros, enfrentada a gigantes inabordables porque aquellos que debieran regular y controlar su comportamiento no se acuerdan de a quien sirven… ni cada cuatro años.

¿Toleraremos que una parte de Cantabria (y de España) se transforme en una extensión de esta tierra del gas?

Si alguien quiere verlo, aquí están los enlaces torrent y emule a Gasland. Aunque también se puede ver en Youtube (con unos subtítulos demenciales)

 

Para los lectores que me pregunten sobre qué alternativa tengo al problema energético en la actualidad, ya he mencionado aquí alguna. Y les recomendaría una relectura de Un enemigo del pueblo de Ibsen. Hay dilemas que llevan entre nosotros tanto tiempo…

Enlace: Fractura hidráulica en Cantabria.

Esta entrada fue publicada en Cine y TV, Masturbación mental y etiquetada , , , , , . Guarda el enlace permanente.

3 respuestas a Cantabria, ¿tierra del gas?

  1. Kaesar dijo:

    Me lo apunto para verlo.
    A priori (ya lo sé, prejuicios, pero qué le vamos a hacer, todos los tenemos), este tipo de documentales me suelen parecer poco fiables, y con un matiz demasiado ecólatra, pero como el tema me interesa, lo descargaré esta tarde.

  2. Nacho dijo:

    Entiendo esas reservas; todavía no he visto una opinión cualificada hablando del tema (por ejemplo, un geólogo o un ingeniero químico). Sin embargo, sabiendo que se utiliza (mucho) benzeno en el proceso (un agente cancerígeno), ciertas cosas que se ven en el documental y, sobre todo, esa sesión de una comisión del congreso al final de Gasland, me sitúo en la postura francesa: si no es realmente necesario ese gas, que se quede donde está hasta que el proceso sea mucho más seguro… o no nos quede otra.

  3. gas dijo:

    Adjunto envío una dirección desde donde descargar documental Gasland en inglés, con subtítulos en castellano:

    http://dl.dropbox.com/u/3245022/GasLand.rar

    Dependiendo de la velocidad de descarga, entre 15 minutos y 35 minutos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *