En Mares extraños

Cuando el jueves estuve mirando en la carpeta de reseñas escritas para Solaris me encontré con ésta, que debiera haber aparecido en el injustamente abortado número 28. Un libro de Daniel Mares que recoge sus mejores relatos fantásticos. La nota que le había puesto, un seis.

Debido a la precariedad del mercado editorial del fantástico en España, los autores surgidos del fandom siempre han cultivado más y mejor las distancias cortas. Curiosamente, contradiciendo esta idea, en los últimos dos años han comenzado a florecer novelas que han tenido un razonable éxito mientras son contadas las colecciones o antologías que se han podido ver entre las novedades. De ahí la necesidad de alabar la iniciativa del Grupo AJEC por recuperar los mejores cuentos de uno de los autores más significativos de los últimos años: Daniel Mares.

En Mares extraños recoge una docena de narraciones breves entre las cuales encontramos dos inéditas: “Cuestión de dignidad” y “Alicia en el agujero”. La mayoría comparte unas claras señas de identidad, como son el uso de un lenguaje directo y sumamente coloquial, un tono que raya muchas veces en el humor más desmitificador, unos personajes que buscan satisfacer sus más secretas pasiones, una intriga bien medida y unas situaciones que derivan de nuestro entorno cotidiano.

El mundo de la moda y sus vicios ocultos; Internet, su potencial para explotar las perversiones privadas y el voyeurismo; la pasión y los celos más primarios; el destino de la tercera edad o la ambición desmedida son algunos de los temas a los que recurre Mares y que suelen desencadenar una frenética orgía de violencia. Las mejores historias, sin duda, “Días de gloria”, que incluye un peculiar desenlace que supone un perfecto colofón a lo que es la red de redes, y “Baile de máscaras”, un brillante relato bufo donde van de la mano enredo y nitidez.

¿Qué le falta entonces a En Mares extraños para pasar del bien al notable? Además de una corrección editorial como es debido, apenas tres aspectos: una mayor variedad –sus piezas son demasiado iguales–, el que probablemente sea el mejor relato de Mares, “Los herederos”, y una muestra de las buenas novelas cortas que ha escrito. Dichos ingredientes hubiesen redondeado un libro que se queda “sólo” en interesante.

Esta entrada fue publicada en Reseñas y etiquetada , , , , . Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a En Mares extraños

  1. Juanma dijo:

    A Dani ya le hacía falta ese libro. A título personal, mis favoritos son «Un candado para la caja de Pandora» y «Gómez Meseguer y el ogro Santaolaya». Sólo falta que En Mares extraños funcione bien y alguien se decida a recopilar todos los relatos buenos de los buenos autores españoles de relatos cortos fantásticos salidos del fandom (Armando Boix, Santiago Eximeno, Ramón Muñoz, Joaquín Revuelta, José Antonio del Valle y Eduardo Vaquerizo) en otros tantos libros. Espero que haya algún editor granadino leyendo este mensaje. 😛

    No incluyo a Rudy en el listado porque ya van a editarle los cuentos en Berenice. Otra magnífica noticia. 🙂

  2. Melmek dijo:

    Aunque solo soy granadino de adopción, puedo responder en parte 🙂
    La verdad es que «En Mares Exrtaños» ha funcionado a medias; las criticas han sido en todo caso buenas (como la de Nacho) o muy buenas, lo que no es de extrañar. Sin embargo las ventas no han acompañado a la antología; de hecho es el que menos ha vendido de Albemuth Internacional (junto con Noches de Nueva York), lo que es algo que no me esperaba; «Una luz en la noche» también de Mares ha vendido practicamente 3 veces más. Supongo que el problema está en la antología, o no gustan, o los compradores no le ven atractivo. No obstante, el libro de Mares es de los de venta a larga distancia, y las ventas actuales son pequeñas pero constantes.
    Lo cual me anima a seguir editando antologías (ahora mismo tengo como 5 libros de antología en preparacion: axiomatico, los del concurso El melocotón Mecánico, un par de antologías sobre ucronias, y alguna sorpresa) y mientras no pierda dinero con ellas, pues seguiré editándolas 🙂

Los comentarios están cerrados.