Mujer abrazada a un cuervo

Mujer abrazada a un cuervo

Mujer abrazada a un cuervo

Una joven estudiante de medicina, Cruz Montenegro, parte hacia Lortia, un recóndito (y ficticio) pueblo del valle del Roncal, para investigar la muerte de un neonato debido a un caso de peste. Cruz inicia una búsqueda junto a un compañero de estudios, Michi, en la que contará con la ayuda de una habilidad que ha mantenido en secreto desde que era una niña: puede viajar en el tiempo. Así se inicia Mujer abrazada a un cuervo, una historia que indaga tanto en el origen de la enfermedad del bebé como en el episodio de peste que asoló el pueblo de Lortia hace cuatro siglos y causó su abandono durante cerca de doscientos años.

Como bien ha señalado Ricard Ruiz en Qué leer, Ismael Martínez Biurrun bebe de la hibridación temática para construir los sucesivos misterios que entreteje en Mujer abrazada a un cuervo. En principio, la investigación de lo ocurrido con el bebé se nutre de la labor que Cruz y Michi realizan en Lortia, pesquisas que les pondrán en contacto con la tragedia familiar de los Uztárroz. Lortia no es más que otro de los miles de pueblos con una historia oficial que se da a conocer a los forasteros y una oculta fraguada en base a los miedos, envidias, pasiones, rencores… de sus habitantes y que, casi siempre, acaba diluida en la tradición oral… si antes alguien no acude a “rescatarla”. Junto a esta labor de recreación del ambiente rural emana la faceta más cercana al thriller científico.

Aunque tampoco es el componente más importante, Martínez Biurrun no se olvida de lo concerniente a la peste y las diversas teorías sobre su origen y transmisión, cómo convivieron y lucharon contra ella en siglos pasados (sobre todo en una época en la que la incipiente ciencia del renacimiento se las tenía que ver con los más arraigados reductos supersticiosos/religiosos)… Al principio, creo, de una manera poco sútil y demasiado forzada (la primera conversación que abre el libro y desencadena el viaje de Cruz, tiene demasiado de diálogo socrático). Sin embargo, una vez puesto al lector en antecedentes, el tema fluye con más naturalidad y enriquece el resto de la narración en múltiples sentidos. Igualmente, Mujer abrazada a un cuervo avanza con los sucesivos viajes en el tiempo de Cruz al siglo XVII. La herramienta que rellena los huecos destruídos por el paso del tiempo, en gran parte debidos al incendio que asoló Lortia en aquella época.

Pero por encima de estas tres facetas se alza la construcción del personaje de Cruz Montenegro. Un estereotipo (joven investigadora con mala suerte en el amor que ha sufrido más de la cuenta con el divorcio de sus progenitores y que tiene varios dones especiales) que, detalle a detalle, decisión a decisión, debilidad a debilidad, casi siempre desde la narración pocas veces desde la descripción, crece en complejidad y cercanía. Y, también, la manera en que Ismael Martínez Biurrun ha integrado todos estos elementos, con una coherencia que contribuye a disfrutar de un thriller de misterio notable.

El libro viene redondeado por la habitual edición de Salto de página. Una demostración del camino que debe seguir la edición en papel si quiere sobrevivir al cambio de modelo que se avecina con la venida de nuestro “salvador”, el libro electrónico.

Como nota final, supongo que después de leerme, algún lector avezado preguntará si existe alguna relación con El libro del día del juicio final, de Connie Willis. Temática y, llegado cierto punto, argumentalmente existe: la peste (negra o bubónica, tanto da), una protagonista que viaja en el tiempo, la enfermedad golpeando ambos lados del hilo temporal … Pero me atrevo a decir que el parecido es circunstancial. Desde todos los aspectos la narración discurre por caminos absolutamente diferentes (un buen acicate para los que aborrecen la novela de Willis).

Esta entrada fue publicada en Reseñas y etiquetada , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

5 respuestas a Mujer abrazada a un cuervo

  1. JM Vanjav dijo:

    Con semejante Don se puede echar la partida de la vida sabiendo que te van a deparar las cartas y cambiarlas. Los poderes sobrenaturales son armas de filo hasta en el mango, y en las narraciones de corte real pueden ser un recurso contraproducente, a poco que la dosis se exceda.

  2. francisco dijo:

    off topic… me gusta eso que has dicho de que el libro electronico es nuestro salvador, si lo es, si no es en su idoma original en la red, donde podria conseguir libros no traducidos en España como la saga de espada y brujeria Kane del inmenso Karl Edward Wagner y otros mas actuales como la intriga fantastica renacentista The folding knife de KJ Parker? tengo un buen monton de titulos en reserva a la espera de que baje el precio de los dispositivos de lectura, si no pues habra que leerlos en el pc
    Francisco

  3. Nacho dijo:

    Lo de salvador lo puse entre comillas con humor por cómo lo estamos viendo a veces y porque, observando cómo se está poniendo el precio de los libros, debería servir para poder adquirirlos a precios mucho más reducidos. Pero, también, porque va a ser la tumba de toda una serie de negocios. Algunos de los cuales no me dan ninguna pena (distribuidores, muchas editoriales que no cuidan sus productos…). Sin embargo hay otros libreros, tiendas… que sí me dolería que desapareciesen. Así funcionan estos avances.

    Y sí, habrá que recurrir al inglés para leer muchas obras presentes… y pasadas. ¿Para qué esperar a leer una improbable antología de lo mejor de Silverberg traducido si la tenemos desde hace tiempo en inglés?

  4. Pingback: Mujer abrazada a un cuervo « Rescepto indablog

  5. Pingback: El escondite de Grisha, de Ismael Martínez Biurrun | C

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *