Mujer abrazada a un cuervo y Aquelarre

Mujer abrazada a un cuervo

Mujer abrazada a un cuervo

Ya tengo en mi poder dos de los libros que más esperaba este final de año en lo que a género se refiere: Mujer abrazada a un cuervo y la antología Aquelarre. Ambas novedades publicadas por Salto de página, una de esas editoriales pequeñas que se caracteriza por la esmerada selección de títulos y el cuidado que presta hasta el más mínimo detalle de sus ediciones.

Mujer abrazada a un cuervo es la nueva novela de Ismael Martínez Biurrun. Autor de Infierno nevado, una muestra (más) de cómo la hibridación de géneros y un escenario novedoso son una apuesta segura para apasionantes aventuras, y Rojo alma, negro sombra, con la que ganó el premio Celsius a la mejor novela nacional de literatura fantástica del año 2009 y que fue finalista de los premio Xatafi-Cyberdark e Ignotus de ese mismo año.

Mientras, Aquelarre es una antología de terror que se suma a otras antologías genéricas made in Salto de página: Perturbaciones y La lista negra. Echando un vistazo, y desde un punto de vista de aficionado al género que ha vivido la última década dentro del mundo aficionado, alegra mucho ver junto a Cristina Fernández Cubas, Pilar Pedraza, José Carlos Somoza o Ángel Olgoso a autores que velaron sus primeras armas a finales de los años 90 y comienzos de esta década en fanzines y revistas tristemente desaparecidas (Gigamesh, Artifex…) como Félix J. Palma, Santiago Eximeno, Marc R. Soto, Lorenzo Luengo o Alfredo Álamo, o escritores surgidos un poco más tarde como el ya mentado Ismael Martínez Biurrun, José Miguel Vilar-Bou o Emilio Bueso. Aunque en un primer vistazo he echado en falta algo que en Perturbaciones estaba: una relación de las publicaciones donde apareció por vez primera cada cuento y cuáles son inéditos, escritos ex-profeso para la antología.

También, desde un punto de vista todavía más personal, me agrada comprobar que en la antología están los dos premios Xatafi-Cyberdark al mejor relato de las dos ediciones en las que participé como jurado: “La cotorra de Humboldt”, de Lorenzo Luengo, y “Huerto de cruces”, de Santiago Eximeno. Además de otro finalista de esos dos años: “Gatomaquia”, de Marc R. Soto. No se nos dio mal la labor en aquellos años (2005 y 2006) de abundancia.

Y, como curiosidad, se vuelve a utilizar en la cubierta de una antología nacional al toro de Osborne. Algo que, al menos, ya hizo AJEC en su Cuentos fantásticas de la España profunda.

Aquelarre

Esta entrada fue publicada en En capilla y etiquetada , , , , , , , , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *