Septentrión (addenda): El paso de la bahía tiene sus peligros

Una de las actividades que preparamos para la reunión de tertulias de hace seis meses en Santander fue atravesar en lancha la bahía de Santander para comer en Somo. Un paso que se vio truncado por el pésimo tiempo, habitual en los saraos del fandom, y que dio lugar a estampas entrañables como el tráfico de biodraminas entre los más temerosos y el agitado viaje de vuelta.

Pues bien. Un excompañero de trabajo me acaba de pasar la siguiente foto

Como cuenta la noticia que se puede leer en El Diario Montañés, el lunes pasado la lancha chocó con una boya sumergida, se abrió una vía de agua y el capitán tuvo que vararla sobre la arena para evitar que se hundiese. Salvo los daños materiales, no hubo mayor problema.

Mira que si nos llega a pasar a nosotros, con la mar en un estado mucho peor, lloviendo, casi sin visibilidad, ateridos de frío, en pleno cambio de marea, con la lancha cargada de fandomitas intentantando salvarse a toda costa, alguno semimareado,… Habría sido inolvidable.

Esta entrada fue publicada en Septentrión 2006. Guarda el enlace permanente.

3 respuestas a Septentrión (addenda): El paso de la bahía tiene sus peligros

  1. Manuel dijo:

    Ô.o ¡Pobre Pedreñuca!

    D.E.P. Fiel compañera de románticos magreos, digo paseos pospubercentes 🙂

  2. Nacho dijo:

    No creo que la dejen DEP. La llevarán al dique, sellarán el agujero, le darán una capa de pintura y de vuelta a la bahía a seguir haciendo su trabajo (y anidar los escarceos de púberes y pospúberes XD)

    Es el sino de las pedreñeras que no han cumplido su ciclo.

  3. AnimalUno dijo:

    Y que están un poco que se cen a pedazos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *