Seven

Cabañas abandonadas camino de Vik (Noruega)

Cabañas abandonadas camino de Vik (Noruega)

Siete son los días de la semana, los pecados capitales, las notas que conforman una escala enigmática, las colinas de Roma… Hay un relato de Fritz Leiber que recoge un montón de referencias (si no me falla la memoria, “Rito de primavera“). Pero si eres lector de este humilde blog seguro que te sientes más cerca de ese número porque fueron los samurais de la película de Akira Kurosawa (y los de su equivalente del oeste), el número de novias que correspondían a los hermanos, los días de mayo de la película de John Frankenheimer, las temporadas que tuvo The Shield, los cursos que pasó Harry Potter en Hogwarts, la posición de una letras que había que pulsar para entrar en finis Africae, los libros que supuestamente será Canción de hielo y fuego

Siete son los años que hoy cumple el Aburreovejas.

Comentaba hace poco en Prospectiva que la web 2.0 andaba un poco alicaída, con la mayor parte de los aficionados guarecidos en la comodidad de las redes sociales, donde el contraste de opiniones apenas se manifiesta; o en twitter, un lugar que apena da pie a diálogos escuetos y unas gotas de lucimiento personal. Mientras, los blogs, hace un lustro en plena efervescencia, sin haber sido abandonados, están un poco de paca caída (salvo los proverbiales ejemplos a seguir).

Ahora es cuando debería prometer eso de “este año voy a retomar”, “intentaré actualizar x veces a la”, “recuperaré el ardor guerrero de”… Pero a saber lo que pasará. El hecho es que Aburreovejas sigue con sus decenas de fieles que continúan pasando a ver qué nuevos paisajes dibujo en sus aburridos pastos (¡gracias!)… y unos cuantos lectores espontáneos que descubren la reseña X o la opinión Y. El propósito es continuar ejerciendo esta función. Así el año que viene serán ocho.

Stay tuned.

Nota 1: A quien entra regularmente buscando información sobre la cena de la TerSa de este año… si me dice quién es le envío alguna foto XD

Nota 2: El Aburretwitter ha sobrepasado ya los 4000 mensajes. No está mal el invento del demonio.

Esta entrada fue publicada en Sobre el blog y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

5 respuestas a Seven

  1. Besa dijo:

    Joder, algún día cuenta como eran los blogs hace 7 años… Felicidades…

  2. Nacho dijo:

    Muchas gracias, aunque no creo que fuese capaz de hacerlo. Mi visión está teñida por la nostalgia de haber compartido momento con muchos blogueros que han pasado a otra “vida” virtual y a los que no encuentro relevo… a pesar de haber muchos otros blogs que los han reemplazado. Me da que otros sois más apropiados para esa tarea.

  3. Parece que va por épocas. Ha ocurrido en diversos ámbitos, llámense coches, muñecas de porcelana, música clásica o literatura fantástica. Primero, los foros. Luego, los blogs. A continuación, las redes sociales. Ya veremos qué vendrá luego. Sobreviven algunos foros interesantes (sin la afluencia de hace unos años) y algunos blogs también con cierta trayectoria. A cada cosa se le puede sacar jugo. Twitter puede dar mucho juego y se puede seguir a mucha gente interesante. A ver qué queda.

  4. Iván Fernández Balbuena dijo:

    Pues ¡Feliz Cumpleaños! Y que te sigamos disfrutando muchos, muchos años.
    Es cierto, hay menos blogs pero es lógico, entre escribir una entrada de blog que lleva su curro y los 140 caracteres de twitter… en fin, que nos mola el camino fácil, a que dudarlo, pero opino humildemente que los blogs deben de continuar, por lo menos algunos como este, un sitio donde la reflexión matizada va más allá de un par de frases hechas o críticas o crípticas.

  5. Nacho dijo:

    Es cierto que twitter es más fácil, pero también mucho más espontáneo. Es más sencillo soltar los dedos y escribir ideas que en un blog dejas a un lado por miedo a no argumentar lo suficientemente bien. Aunque también exige de su tiempo para seguirlo de manera conveniente, lo que limita la atención que necesita un blog.

    Blog, libros, series de televisión, cómics, tarea del curro, pareja, cine, salir, redes sociales, juegos de mesa, mirar la pared, jugar con los gatos… Quizás sea un buen momento para preguntarle a Ramírez cómo era aquello del equilibrio XD

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *