Un par de listas de M. John Harrison

Una de las cosas más atractivas que tiene Literatura Prospectiva es la columna de “Recomendados“; una puerta hacia los mejores contenidos de temática prospectiva actualizada día a día. Entre los que se han subido hoy encontramos un enlace al blog de M. John Harrison en el que hay una lista con algunas novelas interesantes de ciencia ficción y, a su lado, otra con buena fantasía. Como comenta Harrison son listados no exhaustivos de obras que le estimularon mucho en el momento en el que las leyó, vio, escuchó… o todavía lo hacen. Son heterodoxas, tanto mezclan literatura como cine y música, sitúan obras que muchos colocaríamos como fantasía en ciencia ficción y viceversa, repiten varios títulos, no tienen en cuenta la sobreabundancia de ciertos autores…

La cosa, en su espontenidad, tiene lo suyo de provocación. Olvida a Philip K. Dick o Ursula K. Le Guin (que dice que le aburre; ¿se estará mordiendo la lengua); no duda en seleccionar obras menores de ciertos autores (como algunas de Ballard) mientras no cita otras que suelen estimarse mucho más;… Sin embargo ofrecen una visión complementaria al canon que poco a poco se va formando en nuestro imaginario colectivo, en los últimos años muy influenciado por las listas de novelas realizadas por Miquel Barceló y el equipo dirigido por Julián Díez para Las 100 mejores novelas de ciencia ficción del siglo XX. Ofrece un puñado de obras generalmente olvidadas que bien merecen una relectura, descubre otras que tanto pueden ser mediocres como grandes olvidados, y realza algunos títulos (Bajo la piel, Los tejedores de cabellos) que poco a poco se sitúan entre las mejores obras de los últimos años.

¿Se nota que me encantan las listas? Pues más las discusiones sobre ellas. Y en esas dos entradas se sugieren muchas más obras en los comentarios…

Esta entrada fue publicada en Libros sabrosos, Personas y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.

8 respuestas a Un par de listas de M. John Harrison

  1. César dijo:

    ¡Por fin puedo aliviar un poco mi complejo de burro! A mi también me aburre Ursula K. Le Guin, jamás he podido acabar una novela suya, y siempre he sentido un punto de vergüenza al confesarlo. Pero ya tengo un aliado y ahora puedo decir con la cabeza muy alta: “A M. John Harrison y a mí nos aburre Ursula K. Le Guin”.

    P.S.: Estoy seguro de que el hecho de que me aburra esa autora es culpa mía, no de la Le Guin, que sin duda es una gran escritora (con la que soy incapaz de conectar).

  2. Grendel dijo:

    pues mira, yo suelo huir de los cánones y de las listas (y de los listos) como alma que lleva el diablo… pero a mi Ursula que no me la toquen, eh? Un respeto a las canas! XD

  3. Iván Fernández Balbuena dijo:

    A mi también me molan las listas pero he de reconocer que estas listas que hacen los ingleses son raras de narices. Me recuerda un tanto a la de Pringle, que igual colocaba una obra obvia como se descolgaba con una rareza espectacular. A Harrison le veo igual, huyendo de lo evidente y dejándose llevar por sus filias y fobias particulares. Parece que quiere epatar más que ilustrar, no sé si me explico. Eso sí, reconoce que lo suyo es más que subjetivo, una sinceridad que se le agradece, aunque la ausencia de Tolkien me sigue resultando absurda, lo justifique como lo quiera justificar.
    Una última cosa, la de títulos que están sin traducir, se te ponen los dientes largos.

  4. Nacho dijo:

    César, es un buen momento para salir del armario 😉

    Iván, algún día me gustaría leer la valoración que hace un inglés de nuestras listas; seguro que piensa lo mismo. En concreto me estoy imaginando la guía de Barceló analizada por David Pringle o alguien de la cuerda de “Interzone”, preguntándose dónde están las novelas de Ballard, Dick, Aldiss, Banks… y alucinando con la inclusión de novelas y más novelas de Card, Bear, Brin, Bujold y tantos otros XD

    Y sí que son curiosas las coincidencias con Pringle, aunque menos mal que no ha metido cosas tan raras como “Consigue un traje espacial: viajarás” XD. Sobre la ausencia Tolkien, comenta que eligió dejar a un lado a Peake porque quería alejarse de la dicotomía fantasía a lo Tolkien-fantasía oscura, que suelen ser las obras que concitan toda la atención. A mi me ha sorprendido más el olvido de China Miéville, cuyas novelas son de esas que te sacuden a base de bien cuando las lees.

  5. Iván Fernández Balbuena dijo:

    Barceló tiene su punto de excentricidad que, al final, le acaba haciendo entrañable. Solo por leer sus explicaciones sobre lo buena que es Cherryh y lo malo que es Dick merece la pena esperar su nueva guía de lectura 🙂
    Bromas aparte, creo que, por ejemplo, el libro de la Factoría da una lista más equilibrada que la de Barceló o estos peculiares británicos. Lo de Tolkien lo podrá vender como le de la gana pero no cuela. Y, sí, reconozco que la ausencia de Mieville es chocante. Igual que la presencia de Harness, un tipo más que discreto pero que a Pringle también le chifla. En fin, listas hechas más con la idea de recordar gloriosos segundones un tanto olvidados que obras realmente canónicas. Aunque, insisto, Harrison no engaña a nadie y reconoce sus peculiaridades.
    Por cierto, que hay una entrada parecida en el blog de Wright sobre diez libros para inciarse en la cf y diez librosa para no iniciarse en la cf que también tiene tela.

  6. Risingson dijo:

    A mí me chocan tanto los tópicos de Barceló como los tópicos que se han dicho de él: cuando me enteré de que es conocido por su apego al hard, me pregunté qué coño tenía de hard Radix, Donde solían cantar los dulces pájaros, los libros de Darkover, los de Nancy Kress, y tantos otros que en realidad se centran en los personajes. De hecho, si algo le mola a este hombre, es la sensiblería [opcionalmente mezclado con la cuántica]. Y no llega a ser por sus introducciones y su guía de lectura, y soy absolutamente incapaz de meterme en el género, porque era mucho mejor exponiendo los temas que le interesaban que el resto de guías que he podido leer,llenas de adjetivaciones vagas, intentos por ser más literatosque el literato, etc. Y digo todo esto recordando a la vez muchas cosas vergonzosas que bajaban el nivel de su escrito hasta ya no lo fandomita, sino al patio de vecinas. Y también teniendo en cuenta que su giro explícito al ultraliberalismo (en el sentido de “liberal”, no el de liberal) me parece bastante inquietante.

  7. Nacho dijo:

    Tengo muchas ganas de que salga su nueva guía para confrontar el lector que fui, que usó mucho su primera edición y que creció con varias de las obras que recomendaba, con el que soy. Pero también para hacer el ejercicio fandomita de ver cómo ha evolucionado él y cómo ha reaccionado ante los palos que se ha llevado por el camino; para ver cómo evoluciona de esos “tópicos”.

    Lo que comentas del gusto por una literatura de “personajes” es un hecho, aunque no deja de sorprenderme que no distinga entre los que aparecen en las novelas de su muy amada Le Guin y los que aparecen en las obras de su muy amado Sawyer. Son como comparar los que aparecen en “Yo, Claudio” con un hipotético culebrón venezolano de romanos. Y no soy muy consciente de ese giro del que hablas. Voy a tener que leerle mejor (la guía la leí hace casi dos décadas y llevo años leyendo los prólogos en diagonal; realmente sólo me fijo cuando saca su vena más bloguera)

  8. arturo dijo:

    Lo de MJHarrison con la LeGuin es de siempre. Cuando estuvo en Madrid la ultima vez comentaba que le había dado una reseña bastante dura a su ultimo libro de cuentos.
    La reseña no es que fuese muy favorable, no.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *