Puente mental

Llevaba unos cuantos meses leyendo únicamente novedades y ahora que me he liberado de esa necesidad me he vuelto hacia la estantería donde descansa la pila de libros más añejos para extraer de ella alguna lectura. Entre todos ellos, aprovechando que Joe Haldeman va a visitar Gijón, he elegido éste; su única novela traducida que me faltaba por leer. Y eso que tiene un significado especial: la escribió después de La guerra interminable (con todo lo que ello supone). El resultado, con muchos matices, es aceptable.

¿Cómo afrontó Haldeman esa complicada tarea? Primero, con una ambición formal mayor. Lejos de plantear una narración convencional eligió para su construcción la técnica del collage: mezcló fragmentos en primera y tercera persona con hipotéticas entradas extraídas de enciclopedias, informes de campo, grabaciones de conversaciones, artículos de revistas,… aunque, todo hay que decirlo, sin llegar al virtuosismo y complejidad que John Brunner dejó patentes en Todos sobre Zanzíbar y El rebaño ciego (obras construidas bajo el mismo esquema).

Sin embargo esta audacia no se puso al servicio de una nueva historia. Haldeman, supongo que todavía estigmatizado por la experiencia de Vietnam y las manipulaciones de su gobierno (algo visible en su siguiente obra, el fix up Recuerdo todos mis pecados), decidió utilizar parte del esqueleto de La guerra interminable para desarrollarla bajo este nuevo patrón, y eso desluce un tanto el resultado. Los lugares comunes abundan y uno se puede entretener haciendo la lista: el protagonista es una especie de soldado que no es dueño de su destino, durante la historia establece una relación “monógama” con una pareja que conoce en el “ejército”, aparece un enemigo alienígena que recuerda a los taurinos, las misiones bélicas tienen lugar utilizando las habituales armaduras hademanianas, el sexo está libre de tabús y aparece perfectamente diferenciado del amor,…

Con el agravante de que una de las características fundamentales de La guerra interminable se encuentra demasiado atenuada. En su opera prima, además de reflejar la experiencia que para la juventud de su época supuso Vietnam, estableció una sintonía perfecta entre trama y personajes. Aquí Haldeman intenta algo parecido pero le resulta imposible conseguir un tratamiento semejante; la estructura juega en su contra y apenas dispone de pasajes y extensión para ello. Entre el conjunto de retazos que componen Puente mental los centrados en los protagonistas son escasos, se hacen cortos, apenas destacan y, aunque intenta crear una implicación emocional, ni acierta a establecer el lazo empático/simpático con el lector ni asienta una evolución de su personalidad.

Como se puede leer, caigo en el temible pecado de comparar una segunda obra con la primera, pero esta vez el autor nos lo puso a huevo. Lo que no quita para que Puente mental, por sí misma, tenga cualidades positivas, como la mencionada audacia formal, bien consumada, el consabido pulso narrativo que Haldeman imprime a todo lo que escribe o una extensión muy ajustada. Eso sí la edición de Edhasa deja demasiado que desear. En todos sus aspectos.

Nota: para los curiosos, no es estrictamente su segunda novela. Un año después de La guerra interminable Haldeman publicó bajo seudónimo un par de novelillas de aventuras superheroicas. Quien sabe si escritas anteriormente.

Esta entrada fue publicada en Reseñas y etiquetada , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a Puente mental

  1. Iván Fernández Balbuena dijo:

    Siempre lo he considerado el libro mas flojo de Haldeman pero como es uno de mis autores preferidos siempre lo he disfrutado enormemente. Ahora, Nacho tiene razon, es demasiado parecido a la Guerra Interminable.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *