Una de ucronías: La conjura contra América

Uno de mis innumerables asuntos pendientes en esto de la Literatura es Philip Roth, uno de esos eternos candidatos al Nobel que se caracteriza por acercarse al mundo de los judíos EE.UU. desde diversos puntos. Sólo he intentado leer La mancha humana y no pude con él. Para redimirme tengo por aquí El lamento de Portnoy, la narración de las sesiones de psicoanálisis a las que se somete un individuo adulto con una adicción total a la masturbación más fantasiosa. Pringle dice en su guía que Silverberg se basó en él para escribir Muero por dentro, y por lo que he leído sobre El lamento tiene toda la pinta. Necesito comprobarlo en persona.

El caso es que Mondadori acaba de publicar su última novela, La conjura contra América, una ucronía, y me estoy pensando el adquirirla. Estas historias asentadas en los EE.UU. a finales de los 30 y principios de los 40 me agradan, y si añadimos el componente ucrónico por excelencia, con un presidente EE.UU. pronazi (Charles Lindbergh) y una historia centrada en unos personajes alejados del curso central de los acontecimientos (una familia judía experimentando la creciente represión que se crea en el país)… En fin, que me resulta sumamente atractiva. Además he leído que la crítica americana, aunque según el escritor ha malinterpretado parte de su intención, la pone muy bien. Citando a Harold Bloom, el canónico por excelencia, es una obra sabia y fascinante.

Aprovechando que es una ucronía, y que estoy en modo vago redomado, quería recomendarles una visita, si no lo hacen habitualmente, a Memorias de un friki, donde Iván Fernández Balbuena sigue escribiendo una serie de entradas sobre subgéneros de la ciencia ficción. Hace dos días le tocó a las ucronías, donde parte de un dato que desconocía: una ucronía escrita por Tito Livio. Habría centenares antes (el mayor alivio de los derrotados/oprimidos/subyugados es fantasear con el cambio del curso de los acontecimientos que les ha llevado hasta su situación), pero es un gran punto de partida. Todos sabemos lo larga que era la sombra de Alejandro en los tiempos de Roma. Haciendo un breve «anarroseo»

…Se cree que el primero en plantearla fue el historiador romano Tito Livio (siglo I d. C.) que se preguntó que hubiera ocurrido si Alejandro Magno no hubiera muerto tan joven y hubiese decidido atacar Roma después de sus conquistas asiáticas (Tito Livio era un patriota, concluyó que los romanos le hubiesen derrotado).

Y esa es la esencia de este sub-género, la pregunta “Y si…” aplicada a cualquier acontecimiento histórico, algo con lo que los historiadores han fantaseado muy a menudo pero que tardó mucho más en llegar a los campos de la ciencia ficción.
Efectivamente, si en 1907 el historiador inglés Macaulay Trevelian, siguiendo una larga tradición, escribió “Si Napoleón hubiera ganado la batalla de Waterloo”, hay que esperar hasta los años 30-40 para que los novelistas empiecen a tocar el tema de una manera serie. Por ejemplo, con “Swastika night” de Katherine Burdekin (1937) o “Lightning in the night” de Fred Allhof (1940). Ambas surgen como una necesidad, casi como una obligación, la de avisar a una humanidad desprevenida de lo que ocurriría si los nazis se hacían con el control del mundo. Y aquí aparece uno de los rasgos típicos de las ucronías: su carácter de aviso, su tono de advertencia, de alertarnos ante problemas que la mayoría no sabemos ver.

Posteriormente desgrana una serie de libros y relatos que animan a ser descubiertos si no se conocen (en especial «Mile High»), habla de un hito necesario aunque sumamente avejentado como Leinster, y termina con una idea que comparto. Donde esté la sobresaliente El hombre en el castillo que se quite la exasperante Pavana.

Esta entrada fue publicada en En capilla, Sospechosos habituales y etiquetada , , , , , . Guarda el enlace permanente.

8 respuestas a Una de ucronías: La conjura contra América

  1. fjvidiella dijo:

    Precisamente de Philip Roth están saldando en los Hipercor (al menos, en los de Madrid), varias de sus obras en Alfaguara. Yo he pillado «Pastoral americana» y «El teatro de Sabbath» a 5,95 cada libro (precio previo: 19 euritos cada uno). Estoy con el segundo y, de momento, es cojonudo.

  2. Nacho dijo:

    A ver si me paso por el de Santander, porque fue con «Pastoral americana» con la que ganó el Pulitzer, y dicen que es de sus mejores novelas.

  3. Fidel dijo:

    Los saldos que comenta Javier, los pillé en el Corte Inglés, gracias al «chivatazo» de Nasandi 🙂

  4. Iván Fernández Balbuena dijo:

    Para el que no lo sepa el relato «Encuentro en Mile High» esta en una antologia de Grijalbo titulada «Asimov y sus amigos». Y «El lamento de Portnoy» es sencillamente divertidisimo, eso si, muy guarro (cada vez que recuerdo la escena del higado de ternera…) pero descacharrante. Roth tiene otro igual de gracioso sobre Nixon que hay que recuperar en estos tiempos de Bush, se titual «La pandilla» y es genial.

  5. Álex Vidal dijo:

    Me voy corriendo p’al Corte Inglés…

    El otro día me compré Me casé con un comunista (mismamente lo que podría decir Nuria de mí :D) y estuve tentado de pillar La conjura… (ideal para leer tras The Separation. Claro, que 21 leuritos echa atrás al más pintado. Pero el artículo de Roth en el Qué Leer de este mes es genial. Me armaré de paciencia y esperaré que salga en bolsillo.

  6. vaidemos dijo:

    «anarroseo» JEJE

    El suceso perdura en la mente de muchos.

    «anarroseo»

    Qué bueno.

  7. Xoota dijo:

    Esta ucronía fue elegida entre los mejores del año 2004 en la revista Locus… Yo también debería leer a Philip Roth. Otro asunto pendiente… Un saludete

  8. Nacho dijo:

    Al loro con cómo se despacha esta novela Alejandro Gándara en un blog que le han regalado en El Mundo.

    http://www.elmundo.es/elmundo/2005/09/13/escorpion/1126600999.html

    ¡Qué crítica más constructiva y razonada!. Con razón Gándara pasará a los anales de la literatura mundial y Roth será olvidado en cuanto se mueran los porretas que lo recuerdan.

Los comentarios están cerrados.